La firma de estadounidense puso en marcha hace unos días una llamada a revisión de sus bicicletas de carretera con el sistema de amortiguación en la dirección Futureshock. Según la empresa, la parte alta del tubo de la horquilla podría agrietarse en algunos modelos que incluyen este sistema de amortiguación exclusivo de la firma y que se puede encontrar en algunas versiones de los modelos: Roubaix, Ruby, Diverge y Sirrus, fabricados entre 2017 y 2019.

El problema de fondo parece ser un problema de corrosión y estrés en la unión de la potencia y el cuello de la horquilla. El comunicado de Specialized señala que «hemos llamado a revisión estas bicicletas y las estamos reemplazando por modelos nuevos con esa parte de la dirección mejorada y reforzada y con par de apriete ajustado y redefinido». Este es el documento original con la llamada a revisión en la web de Specialized.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This