Coincidiendo con el inicio de Tour de Francia, Specialized ha presentado la última versión, de hecho es ya la sexta generación, de una de sus bicis de carretera más afamadas; nos referimos a la Tarmac. Esta es una bicicleta que siempre se ha mantenido como una de las referencias dentro del segmento de bicis ligeras o escaladoras. Pero al mismo tiempo, ha ido adquiriendo en los últimos años, especialmente, una personalidad propia que la ha alejado de la concepción clásica de la mayoría de los modelos de su categoría. Todo ello debido a la propia interpretación de Specialized acerca de cómo debe ser una bici de alto rendimiento en este competido segmento. Las soluciones aerodinámicas, las adaptaciones de su cuadro en pro de una mayor filtración de las vibraciones, aerodinámico o una geometría realmente compacta y reactiva han dejado huella en esta exclusiva bici. Esta última versión recién presentada es, sin ningún tipo de duda, la máxima expresión de todo ello. Veamos por qué.

Tarmac siempre es sinónimo de la más exigente competición y el más alto rendimiento

Rider First Engineered o el rendimiento global

Este concepto ya fue instaurado en la anterior versión de Tarmac, presentada allá por 2014. Consistía en el diseño diferenciado de cada una de las tallas en cuanto a la utilización y aplicación del carbono, de forma que los niveles de rigidez o absorción, por ejemplo, fuesen homogéneos independientemente de la talla o el peso del ciclista. Un concepto de diferenciación que de alguna manera no es exclusivo de Specialized, pero que sí es cierto, muy pocas marcas lo utilizan todavía en el sector de la bici. En la versión 2018 que estamos presentando, este concepto ha evolucionado hacia el ya conocido diseño específico por cada talla y también hacia un desarrollo global. Esto es teniendo en cuenta al mismo tiempo todos los aspectos que condicionan el rendimiento final de la bicicleta. Es decir, el Riders First Engineered de esta generación de Tarmac consiste, además, en diseñar la bici con un concepto de ingeniería global o de sistemas. No solo se parte de la premisa de que la bici sea ligera, no solo se trabaja para que sus tubos sean absorbentes o para que el cuadro sea fácil de pilotar, se diseña teniendo en cuenta todos estos aspectos y al mismo tiempo en busca de una solución técnica que ofrezca el mejor equilibrio posible entre todos estos aspectos que tanto influyen en el rendimiento final de la bici. Es, en definitiva, una ingeniería y concepción global que se aplica en el desarrollo de esta nueva Tarmac, una bici de máximo rendimiento usada por el equipo BORA y el mismísimo Peter Sagan.

 

Versión S-Works decorada y equipada para chica de la Tarmac SL6, pero comparte cuadro con el de chico.

 

Modelo Tarmac SL6 PRO UDi2, uno de los más razonables dentro de la gama alta.

Pasemos a la práctica

Si dejamos de lado la teoría, comprobaremos que este concepto de ingeniería del que hablamos es el responsable, por ejemplo, de que esta Tarmac de 2018 tenga los tirantes mucho más bajos que el modelo anterior, algo que ya se ha visto en el modelo Venge o Roubaix. Esto consigue que el tubo del sillín filtre mucho más las vibraciones a medida que se acerca al sillín, lo que proporciona un mayor confort en marcha pero aumentando también la rigidez de la parte baja del tubo vertical. También podemos observar que la horquilla es ahora bastante más delgada y con un conificado en su cuello que favorece que esta se introduzca más en la pipa de dirección y reduzca la sección frontal de la bicicleta para mejorar la aerodinámica. Cabe destacar también que las horquillas se agrupan en tres tamaños atendiendo a tres grupos de tallas. Una horquilla específica para las tallas 44 a 52, otra para las tallas 54 y 56 y otra para las 58 hasta la 64. Todo se adapta a la medida de las necesidades de la dimensión de cada estructura. En busca también del máximo rendimiento, la tija y el tubo de sillín adoptan una exclusiva forma de D que mantiene una óptima rigidez al mismo tiempo que optimiza la aerodinámica. En otro orden de cosas y aunque sea imposible de percibir con la vista, hay que explicar que Specialized asegura haber optimizado el proceso de laminado del cuadro del nuevo Tarmac para evitar al máximo la sobreposición de láminas, ahorrando así resinas epoxy y peso. El dato oficial es que para la fabricación de un cuadro Tarmac de última generación se emplean 500 pedacitos o láminas de carbono, mientras que hasta ahora solo se utilizaban 350 láminas. Con ello, el cuadro ha conseguido adelgazar unos 200 g y se queda en unos sobresalientes 733 g en talla 56 (apenas 6 kg en versión ultraligera y también en talla 56, según el fabricante) que, sin embargo, están algo lejos de los 640 g anunciados por su máximo competidor, TREK, en la nueva Émonda en versión, como esta Tarmac, de freno para llanta. Precisamente sobre la versión de discos, los responsables de Specialized aseguran que llegará en breve, aunque de momento no pueden facilitar ninguna información al respecto.

Algunos detalles del exclusivo y avanzado diseño de la nueva Tarmac SL6.

Nueva Tarmac SL6 en el túnel del viento que Specialized posee en Morgan Hill, California.

Basada en la ciencia

Uno de los valores más a tener en cuenta en un fabricante como Specialized es que todos los datos y soluciones técnicas que acabamos de enumerar y que incorpora la nueva Tarmac están más que fundamentados. No podemos olvidar que los de Morgan Hill disponen, por ejemplo, de un túnel del viento propio en sus instalaciones, en el que realizan innumerables tests aerodinámicos con diferentes componentes, prototipos y soluciones técnicas, para dar finalmente con la más eficiente en términos de rendimiento y penetración en el aire. Los norteamericanos también aprovechan su enorme base de datos proveniente de su sistema de posicionamiento y análisis biomecánico sobre la bici (Body Fit by Retül), a través del cual pueden decidir, con poco margen a la equivocación, qué tipo de geometría, por ejemplo, se adapta a cada tipo de usuario. Este es el argumento por el que, sin ir más lejos, han decidido que la nueva Tarmac ahora comparta geometría tanto para chicos como para chicas, al adaptar únicamente la medida de los componentes a las necesidades de cada morfología. Son aspectos que entendemos que tienen un valor añadido respecto a otros fabricantes y que hace que al margen de gustos y preferencias personales, bicis como la Tarmac tengan un valor tecnológico y una funcionalidad fuera de toda duda.

Para más información, echa un vistazo a la web oficial de Specialized.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This