Elegancia alemana

Stevens es una de las marcas alemanas más famosas y que mejor lo está haciendo en estos últimos años. Con una colección de bicicletas amplísima, sus modelos de carbono no escapan a la atenta mirada de los bikers más expertos, y la nueva Fluent Carbon ES de 2012 es merecidamente uno de sus modelos estrella en la categoría de 120 mm de recorrido

Stevens es una marca alemana que nació en 1991 y que actualmente cuenta con bicicletas para cualquier modalidad del ciclismo de actualidad. En estas ya algo más de dos décadas de existencia, paso a paso y sin hacer mucho ruido, se han convertido en toda una referencia en Alemania, y no sólo eso, ya que en las últimas temporadas está siendo una de las marcas europeas que mayor crecimiento está experimentando. 2012 es la segunda temporada en la que Stevens está seriamente presente en nuestro país, y la colección 2012 no deja a nadie indiferente. En su catálogo podemos descubrir bicicletas rígidas en 26 y 29 pulgadas de aluminio y carbono, dobles de cross country que no son otras más que las Fluent con 120 mm en versiones de aluminio y carbono en 26 pulgadas (también versión 29er con recorrido trasero de 115 mm para el modelo Fluent ES 29), dobles all moutain de 140 mm y enduro de aluminio de 160 mm.

Llama la atención que contando con una completísima gama de modelos no ofrezcan bicicletas de doble suspensión con 100 mm de recorrido, aunque, tras haber probado esta Fluent Carbon ES, ya sabemos el porqué. Sus modelos de 120 mm se caracterizan por un comportamiento tan bueno y eficaz como otros modelos de cross country de 100 mm de otras marcas, con el plus que supone contar con un mayor recorrido y, paralelamente, una geometría más agradable y menos racing que previsiblemente provocaría un cansancio prematuro y mayor incomodidad con el paso de los kilómetros.

La gama Fluent comprende tres modelos con cuadro de aluminio (y otros dos más de chica) desde 1.599 euros y dos modelos de carbono, esta Carbon ES y la exclusiva Carbon Team en dos versiones con doble o triple plato, que llega a los 4.999 euros. Recientemente, en el número 248 de Solo Bici, hemos podido probar el modelo intermedio con cuadro de aluminio Fluent SX de 1.999 euros con el resultado de ser uno de los mejores modelos en su segmento de precio.

Full carbon

Los montajes de todas las bicicletas son muy homogéneos, con grupos completos Shimano y, en el mejor de los casos, suspensiones FOX y ruedas Easton como en esta Carbon ES. Llama poderosamente la atención la calidad exhibida por su cuadro de carbono en el que no se deja ningún detalle al azar y donde el triángulo delantero con pipa tapered, los reforzados tirantes o vainas traseras e incluso la bieleta de la suspensión están fabricados en este material tan deseado.

Desviador direct mount, puntos de giro con rodamientos sellados muy cuidados, un guiado de cables muy limpio por debajo del tubo superior o su propia estética que no llama mucho la atención pero que nos parece elegante y lograda, remata uno de los modelos más exclusivos y, todo sea dicho, toda una amenaza frente al liderazgo de las grandes marcas que tienen en esta Stevens un potente rival al que intentar hacer frente. Sin duda, quien quiera distinguirse y se preocupe por encontrar una bici con la mejor relación calidad-precio se mirará con mucha atención esta bicicleta.

Montaje de altura

Esta Fluent Carbon ES nos sirvió hace escasos meses como montura idónea para realizar el test y ofreceros la presentación del nuevo Shimano Deore XT 2012, el grupo estrella de la marca nipona para esta temporada y una de las mayores novedades del año.

La Stevens Carbon ES monta de serie gran parte de los componentes de este grupo, como es la transmisión con pedalier 24x32x42 con bielas de 175 mm de longitud, casete 11-34, cambio trasero, desviador y pulsadores, así como los nuevos frenos rediseñados, cuyo funcionamiento nos ha cautivado siendo incluso superiores a los ya precedentes XT líderes en su segmento. Con ambos discos de 180 mm y una frenada un 25 % superior, con mejor dosificación, menor sobrecalentamiento y mayor potencia, imaginad lo que estamos hablando.

Otro de los aspectos donde Stevens da el do de pecho es en las ruedas. En este caso nos encontramos con las nuevas Easton EA 70 XC Tubeless, un modelo novedad en 2012 con un peso de sólo 1.620 gramos la pareja para esta unidad probada con eje delantero y trasero convencionales de cierre rápido, siendo compatibles con neumáticos tubeless. El coste de estas ruedas en la tienda es de 690 euros, así que imaginad el nivel de calidad que estamos hablando.

Son rígidas, fiables y giran de maravilla, imprimiendo una agilidad de reacciones y un fácil rodar característico de las mejores bicicletas del mercado. Lástima que los neumáticos no sean tubeless, aunque podríamos llegar a transformar los Schwalbe Rocket Ron en tubeless o, mejor, sustituirlos por un modelo directamente tubeless que nos otorgue algo más de confianza que éstos -sobre todo ahora en estos meses invernales con los senderos bastante húmedos y embarrados-, condiciones en las que estos Schwalbe no se defienden nada bien.

Una de las mejores cualidades que tiene la Fluent Carbon ES es su fantástica facilidad para adquirir una buena velocidad de crucero pedaleando con no demasiado esfuerzo. La baja resistencia a la rodadura de sus neumáticos, la ligereza de las ruedas y, sobre todo, un comportamiento de suspensión trasera bastante firme que evita cualquier posible vaivén hacen nuestras delicias cuando de pedalear se trata.

El nuevo RP23 de FOX ofrece tres posibles posiciones de regulación de compresión en abierto, 0, 1 y 2 además del Propedal firme que activaremos al girar la palanca de color azul del amortiguador de izquierda a derecha para, en este caso, endurecer drásticamente la suspensión trasera. Entre las diferentes combinaciones, en abierto en posición 1 hemos encontrado un gran compromiso de funcionamiento, como decimos, con nulo vaivén de pedaleo y buena capacidad de absorción, incluso más de lo que podríamos esperar a priori en una bicicleta de 120 mm como ésta teniendo en cuenta lo bien que pedalea. Gracias a FOX y su tecnología Boostvalve, siempre sorprendente.

La horquilla delantera cuenta con todos los avances tecnológicos de los últimos años, como es el diseño del tubo de dirección tapered y sistema hidráulico de cartucho cerrado FIT, aunque echamos de menos el eje de rueda 15QR con el que contaríamos con una mayor solidez y ganaríamos en confianza, con un guiado más directo y predecible de la rueda delantera en condiciones exigentes. Aun así, la Stevens traza muy bien y su rueda delantera no flexa excesivamente, aunque la preferiríamos con este tipo de eje delantero. Su posición de conducción se asemeja mucho al de una bicicleta cross country, con ángulos de sillín de 73º y 70º de dirección, muy clásicos y que claramente marcan su carácter hacia una orientación cross country.

Su potencia de 100 mm nos parece un poco excesivamente larga en talla mediana y el manillar de 680 mm de anchura que también se estrena en 2012 nos ha gustado, al igual que el cómodo sillín, también de la marca Scorpo utilizada en estos componentes por Stevens. La tracción en las subidas es muy buena, y en este caso el diseño de la suspensión trasera con Horst Link es la clave para que esto sea así. Su sensibilidad es exquisita e incluso en firmes sueltos de tracción comprometida subiendo en plato pequeño, la Stevens sube como pocas.

Su peso de poco más de 11 kilos nos parece muy acertado sin llegar a batir ningún récord, pero sin flexiones de ningún tipo en sus componentes que pudiesen llegar a comprometer su ya de por sí fantástico rendimiento. Bajando tenemos que ser conscientes de la limitación de sus neumáticos, así como de su ángulo de dirección ligeramente vertical, que facilita rápidos cambios de dirección pero provoca cierta inestabilidad a alta velocidad y, sobre todo, al enfrentarnos a trialeras y bajadas eminentemente verticales.

Incontestable

Globalmente, la Fluent Carbon ES nos ha convencido, con un precio que cuesta sólo un poco más que algunos cuadros sueltos de posibles rivales de su competencia, con un cuadro, componentes y ruedas de una calidad altísima y un precio de 3.299 euros como para no dudarlo. Tan sólo compara por ti mismo el resto de oferta de modelos del mercado y busca otra bicicleta con cuadro full carbon, el nuevo XT de 2012 y estas ruedas. Y que funcione tan bien. Stevens va camino de convertirse, pasito a pasito, en esa marca alternativa presente en todas las quinielas que puede llegar a resultar a la postre ganadora, contra pronóstico.

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.