Me resulta un poco complicado escribir sobre la Stevens Fluent, por dos motivos. Uno, porque la bici está tan equilibrada que todo funciona más que correctamente. Y dos, porque si todo va bien, ¿qué digo que va mal? La verdad es que la Fluent sigue estando tan en forma como el año pasado. El cuadro sigue siendo el mismo que en 2012, está fabricado en aluminio 7005 con triple espesor y cuenta con detalles de acabados que la sitúan en un nivel mayor de gama. Tubo de dirección conificado, bieleta del amortiguador con un acabado impecable, anclaje postmount para el freno trasero y un sistema de suspensión de paralelogramo deformable tipo FSR con rodamientos sellados en todos sus puntos de giro, excepto en el Horst Link de las vainas, que lleva casquillos de fricción.

Ésta es la parte más técnica de un cuadro que es en parte el gran culpable de que la Stevens Fluent sea la bici más ligera del comparativo, con 12,76 kg. Además de tener ese honor, tiene otro que es el de ser el único modelo que hemos probado con horquilla FOX; además, con un sistema CTD que estaba tan suave en posición Descend y Climb que tuvimos que poner más presión de lo habitual para mantener más diferenciadas las tres posiciones. Un acierto, sin duda, el que venga con FOX. En la parte trasera, el Monarch RT de RockShox con nivel medio de compresión y rebote se situó a la altura de la horquilla y ayudó a que el equilibrio sea lo que mejor define cómo se comportaba la Stevens. Pudiendo bloquear amortiguador más la posición Climb de la horquilla, es muy fácil lograr el rendimiento adecuado en todo tipo de terrenos y circunstancias.

En marcha, la Stevens Fluent se muestra con mucha tendencia al pedaleo, sobre todo por lo vertical de sus ángulos. Sí, su hábitat es el trail más tirando a cross country. Lo bueno es que si pedalea bien, a la hora de bajar, y gracias al setting de ambas suspensiones y a un sistema de suspensión muy activo de por sí, la Stevens se muestra estable aún por esos ángulos y por su corta distancia entre ejes. No te permite ir muy fuerte tampoco, pero absorbe muy bien. Parte de culpa que el comportamiento global sea tan equilibrado la tienen el resto de los componentes, sobre todo en transmisión y frenada, que hacen de Shimano su aliado perfecto. Mandos de cambio y bielas Deore, cambio trasero SLX y unos fantásticos frenos 596 de Shimano, que ya sólo por la ergonomía de su maneta y el gran tacto que tienen merecen la pena. Estas gamas sencillas que funcionan tan bien son las que nos gustan.

Y la verdad es que me cuesta encontrarle muchos peros a la Stevens Fluent… Dependiendo del tipo de conducción que tengas, el ángulo de dirección te va a parecer demasiado vertical, y quizá los componentes Oxygen propios de Stevens parecen muy sencillos, pero la verdad es que todos cumplen con su función sin problema. La más ligera, de precio correcto y con horquilla FOX. Vas a pedalear pero que muy rápido si te animas con la Fluent. Garantías de éxito no te faltan.

A favor

– Funcionamiento de la horquilla FOX con CTD
– Es la más ligera del comparativo
– Transmisión que incluye bielas Deore

En contra

– Un poco vertical de ángulo de dirección
– Componentes Oxygen que cumplen, pero son sencillos
– El precio se justifica, pero es cara

Ficha técnica

Galería de fotos

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.