Ya no nos extraña en absoluto subirnos a una Stevens y sentirnos como en casa. La Sonora es una muestra más de la marca alemana de cómo hacer un bici a la que sea casi imposible encontrarle puntos débiles. ¿Habremos encontrado alguno?

Cuadro

Carbono HMF SL. Sí, ni más ni menos que el mismo carbono de alto módulo que utiliza la tope de gama de las Sonora, la SL-R. Partiendo de esta base, ya tienes un argumento de peso por el que la Stevens se sitúa en la misma órbita que la Canyon. Utilizar el mismo cuadro que el modelo tope de gama siempre es una garantía de calidad y de rendimiento máximo.

El cuadro está repleto de detalles. Tubo de dirección conificado, pedalier Press Fit BB92, puntera para freno trasero Post Mount integrada perfectamente en las vainas, guiado interno de cables de cambio y de freno trasero y anclaje de desviador directo tipo D-Type. Para que veáis el cuidado con el que se ha trabajado en el cuadro, éste tiene un tubo de dirección de 95 mm de alto. El más compacto de todo el comparativo, algo que se agradece a la hora de que la altura del manillar al suelo sea menor. Todo un acierto. En un cuadro tan cuidado, nos habría encantado tener un eje pasante trasero X12, pero ni el modelo tope de gama cuenta con él.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.