Strade Bianche: Quince años de carreteras blancas

Merezca o no la etiqueta de sexto Monumento, la Strade Bianche se ha metido en la conversación con sólo quince años de historia. El bucólico paisaje de la Toscana, entre colinas, viñedos y cipreses, y, sobre todo, las carreteras blancas tienen algo especial. Este año no será una excepción y el lujoso elenco de inscritos (Alaphilippe, Bernal, Pogacar, Van Aert, Van der Poel…) anticipan una bonita batalla en la clásica del Norte más al Sur de Europa.

Después de su traslado al mes de agosto en el año de la pandemia la carrera italiana vuelve a su ubicación original, el primer sábado de marzo, pese a la amenaza de aplazamiento por el estricto régimen de confinamiento que impera en Siena, principio y final del recorrido. La burbuja ciclista ha demostrado su efectividad y la rueda de la competición ya no se detiene, aunque se echará de menos la pasión de los tifosi.

Recorrido

Si algo funciona, ¿por qué cambiarlo? Y es que el trazado de la Strade Bianche repite la misma fórmula de los últimos años: 184 kilómetros, de los que 63 serán sobre once característicos caminos de sterrato (tierra y grava prensada), que añaden dificultad y le dan un toque único a la prueba. Sin previsión de lluvia, las carreteras seguirán siendo blancas y la nube de polvo que levantará el pelotón a su paso volverá a dejar imágenes icónicas.

El trazado dibuja 184 kilómetros con salida y llegada en Siena.

En el tercio inicial se encuentran los cuatro primeros tramos: La Vidritta, recto y en suave bajada, Bagnaia, con una larga subida que alcanza el 10% de desnivel, Radi y La Piana, los dos sin excesiva dureza. Demasiado lejos de meta, servirán para seleccionar y asentar la típica fuga consentida de equipos y ciclista modestos.

En la parte central aguardan el ascenso de asfalto hacia Montalcino (4km al 5%), allí donde llegará el próximo Giro, y los sectores 5 y 6,  Lucignano d’Asso y Pieve a Salti, separados por un kilómetro de carretera convencional. Tras el avituallamiento espera San Martino in Grania. Los tres son largos, técnicos y expuestos al viento. No serán decisivos para la resolución, pero un percance en ese punto de la carrera puede ser letal.

El sterrato de la Strade Bianche

Tramo Kilómetro Longitud
1. Vidritta 17,6 2,1km
2. Bagnaia 25 5,8km
3. Radi 36,9 4,4km
4. La Piana 47,6 5,5km
5. Lucignano d’Asso 75,8 11,9km
6. Pieve a Salti 88,7 8km
7. San Martino in Grania 111,7 9,5km
8. Monte Sante Marie 130 11,5km
9. Monteaperti 160 0,8km
10. Colle Pinzuto 164,6 2,4km
11. Le Tolfe 171 1,1km

El primer punto caliente para los favoritos está en el Monte Sante Marie, un subibaja estrecho y boscoso con rampas que superan el doble dígito y que se termina a 44km de Siena. Es un lugar donde históricamente se han desatado las hostilidades, el sitio que los favoritos o sus lugartenientes eligen para reventar el pelotón.

Después de unos 20km sobre asfalto, momento ideal para fortalecer ventajas o para el reagrupamiento, en cuestión de 11km se encadenan los tres sectores más empinados de la Strade Bianche: Monteaperti, de sólo 800m con pendientes que alcanzan el 10%, Colle Pinzuto, 2,4km de subida que en algunos tramos rebasa el 15%, y Le Tolfe, 1100m que empiezan en una técnica bajada y terminan con una pared final al 18%.

La via Santa Caterina, decisiva subida antes de la meta en la Piazza del Campo.

Por si fuera poco, la llegada en Siena guarda dos ascensos más. Antes de acceder al centro histórico de la ciudad se pasa por la más suave, via Esterna di Fontebranda. Ya en la muralla, una auténtica trampa de 500m estrechos y sobre loseta con pendiente media del 12%, via Santa Caterina. De ahí a la meta restará sólo medio kilómetro en ligero descenso. El que pasa primero la última subida suele ser el campeón en la Piazza del Campo.

Nombres propios

La Strade Bianche vivirá un nuevo capítulo de la rivalidad entre Wout Van Aert (Jumbo-Visma) y Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix). El belga defiende título en su primera aparición del año en la carretera después de terminar la temporada de ciclocrós en el Mundial de Ostende con derrota ante su archienemigo. El neerlandés llega en forma: ganó la primera etapa del UAE Tour y se exhibió sin premio en la Kuurne-Bruselas-Kuurne y Le Samyn.

Van der Poel ya ganó en Flandes ante Van Aert. Foto: Eric Lalmand/Belga

El tercer nombre en las quinielas, y no menos importante, es Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step), vencedor en 2019 y que anunció una versión menos atacante tras intentarlo desde lejos en la Het Nieuwsblad la semana pasada. “Cambiaré mi forma de correr”. Por si acaso y porque se lo pueden permitir, los lobos presentan un siete con alternativas: Kasper Asgreen, Joao Almeida, Davide Ballerini o Zdenek Stybar.

Otros bloques potentes son el Ineos Grenadiers, con Tom Pidcock, muy activo en el Opening Weekend, Egan Bernal, recuperado de su nefasto 2020, y Michal Kwiatkowski, vencedor en 2014 y 2017; el Trek Segafredo de Bauke Mollema, que ha empezado el año con dos triunfos, y Vincenzo Nibali, en cuyo palmarés de leyenda falta la Strade Bianche, y el Emirates, con Tadej Pogacar, ganador del UAE Tour, y Davide Formolo, segundo en 2020.

Pogacar, flamante vencedor del UAE Tour. Foto: LaPresse/Fabio Ferrari

En una carrera de pronóstico tan abierto hay una pléyade de clasicómanos y escaladores con opciones. Es el caso de Greg Van Avermaet (Ag2r Citroën), Jakob Fuglsang (Astana-Premier Tech), Matej Mohoric (Bahrain-Victorious), Alberto Bettiol (EF Education-Nippo), Valentin Madouas (Groupama-FDJ), Tim Wellens (Lotto Soudal), Simon Yates (BikeExchange), Romain Bardet (DSM) o Simon Clarke (Qhubeka Assos), sólo por citar algunos.

Los españoles

La dupla que integran Iván García Cortina, muy presente en el tramo decisivo de la Het Nieuwsblad, y Alejandro Valverde, cuyo estado de forma es una incógnita, liderará las opciones del Movistar Team y del ciclismo español en la Strade Bianche, sin olvidar a Alex Aranburu (Astana-Premier Tech), que la semana pasada fue sexto en Bélgica y estará acompañado por Gorka Izagirre.

Gorka Izagirre y Alex Aranburu, la dupla gipuzcoana del Astana. Foto: Getty Images.

Pello Bilbao (Bahrain-Victorious), Sergio García, Arturo Grávalos, Diego Pablo Sevilla (Eolo-Kometa), Héctor Carretero, Lluís Mas, Sergio Samitier y Gonzalo Serrano (Movistar) completan la docena de españoles.

Otros datos de interés

La Strade Bianche se podrá seguir en directo a través de Eurosport (13:50 horas) y la llegada está prevista entre las 16:14 y las 16:44. La cuenta de Twitter oficial es @StradeBianche y el hashtag homónimo es #StradeBianche.

Dorsales oficiales

Palmarés

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.