Strade Bianche: polvo de estrellas

Nunca antes en el ciclismo moderno una carrera había captado tanta atención en tan poco tiempo. La Strade Bianche cumple el sábado 14 ediciones y algunos debaten si merece la categoría de Monumento. Los caminos de tierra y grava conocidos como sterrato y los bucólicos paisajes de la campiña Toscana marcan una jornada que evoca al ciclismo en blanco y negro de la posguerra. El invento de RCS, empresa organizadora del Giro de Italia, ha conquistado a ciclistas y aficionados. Todos contentos.

Los orígenes de la Strade Bianche (carreteras blancas en italiano), que nació en 2007 con el nombre de Eroica, se gestaron en el cicloturismo. Unos locos de lo clásico pusieron en el mapa las rutas sin pavimentar de la Toscana, concretamente de la provincia de Siena, utilizadas durante décadas por los carros de los agricultores. Aquella locura de unos aficionados vio la luz como L’Eroica en 1997, una marcha muy particular que reúne a participantes de todo el planeta con bicicletas y ropa de época.

L’Eroica, prueba cicloturista, es el germen de la Strade Bianche

Del cicloturismo a la competición y de la Strade Bianche al Giro. La exitosa aparición en 2005 del Colle della Finestre, con los últimos nueve kilómetros sobre tierra, dio paso a dos etapas de media montaña con tramos de sterrato en 2010 y en 2011. La primera aventura, con final en Montalcino, deparó una de las etapas más bonitas del ciclismo moderno. Para el recuerdo queda la imagen del ganador Cadel Evans y su arcoíris embarrado en la línea de meta.  La segunda desató la crítica de los ciclistas: «Era un símbolo el año pasado y éste no. Lo que falta es profesionalidad», respondió el director Angelo Zomegnan.

Recorrido

De 184 kilómetros con inicio y final en Siena, la Strade Bianche se caracteriza por los once sectores de sterrato para un total de 61km sin asfaltar. La tierra, la grava y el polvo que se levanta al paso del pelotón endurecen un trazado quebrado, de constante sube y baja con pendientes que en algunos puntos superan el doble dígito. Es el caso de la subida final, Via Santa Caterina (500 metros al 12.4% de pendiente media) que ya en el último kilómetro desemboca en Il Campo de Siena, donde está situada la meta.

El recorrido cuenta con 184km y once sectores de ‘sterrato’

Los movimientos entre los favoritos se esperan mucho antes, a unos 50km de la llegada. El sector de Monte Sante Marie, 11km sobre terreno ondulado, es el lugar en el que se podría producir la primera selección. Vico d’Arbia, Colle Pinzuto y Le Tolfe, más cortos y explosivos, son los tres últimos tramos de sterrato y se encadenan entre los kilómetros 160 y 171, momento decisivo para jugarse la victoria antes de llegar a la terriblemente empinada Via Santa Caterina, testigo de grandes duelos los últimos años.

Nombres propios

El carácter incierto de la carrera y el momento de la temporada, tras casi cinco meses sin competir, abre el abanico de favoritos. Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) es el rival a batir por su victoria en 2019, pero entre sus rivales hay mucho gallo: Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix), Jakob Fuglsang (Astana), Peter Sagan (BORA-hansgrohe), Greg Van Avermaet (CCC), Philippe Gilbert (Lotto Soudal), Michal Kwiatkowski (INEOS), Wout Van Aert (Jumbo-Visma) o Vincenzo Nibali (Trek-Segafredo).

Alaphilippe batió a Fuglsang en un bonito duelo el año pasado

En una lista interminable no podían faltar Oliver Naesen (Ag2r La Mondiale), Dylan Teuns (Bahrain-McLaren), Alberto Bettiol (EF), Michael Valgren (NTT), Tiesj Benoot (Sunweb) o Tadej Pogacar (UAE-Emirates). Al tratarse de la primera prueba World Tour tras el parón por la pandemia, los equipos llevan a algunos de sus mejores hombres y en la nómina de segundos espadas hay varios potenciales vencedores.

Es el caso de Alexey Lutsenko (Astana), Matej Mohoric (Bahrain), Maximilian Schachmann, Gregor Mülhberger (BORA), Bob Jungels, Kasper Asgreen, Zdenek Stybar (Deceuninck), Michael Woods (EF), Gianni Moscon (INEOS), Soren Kragh-Andersen (Sunweb), Rui Costa o Diego Ulissi (UAE-Emirates).

Iván García Cortina, la baza española en Siena

Los españoles

En la lista de candidatos se echa de menos el nombre de algún español. Y es que la representación está formada por solo cuatro ciclistas: Iván García Cortina (Bahrain), al que no conviene descartar, los hermanos Ion y Gorka Izagirre (Astana) y Héctor Carretero (Movistar).

Otros datos de interés

La Strade Bianche se podrá seguir en directo a través de Eurosport y la llegada está prevista entre las 18.15 y las 18.45 horas. La cuenta de Twitter oficial de la prueba es @StradeBianche y el hashtag es homónimo: #StradeBianche

Dorsales oficiales

Palmarés

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.