La sensación se llama Pogačar

Tadej es la forma eslovena de Tadeo, el Judas bueno. De nombre bíblico, cara de niño y piernas de acero es la última joya del ciclismo, otro veinteañero más que empuja hacia el irremediable relevo generacional....