Solo Bici tuvo el privilegio de entrevistar a dúo a Thomas Frischknecht ‘Frischi’ y Nino Schurter. Al maestro y a su pupilo más aventajado. Con su trabajo y sus respectivas trayectorias, ambos forman ya parte de la historia más gloriosa de nuestro deporte.

Texto: Miguel Ángel Sáez – Fotos: Scott

Entre los viñedos de Sudáfrica y en vísperas de disputar la Cape Epic, los dos astros suizos respondieron a nuestras preguntas. Su contribución al mountain bike es tan enorme como incalculable. No solo por los títulos conseguidos, sino por la imagen ejemplar, en la línea de la seriedad y pulcritud helvética que proyectan hacia el exterior. Estas fueron sus reflexiones:

La primera pregunta es obvia. ¿Cuánto tiempo hace que os conocéis?
Nino Schurter (NS): El primer año en el que nos conocimos personalmente y con proximidad fue 2003, cuando me incorporé al equipo Scott. Probablemente ya nos habíamos cruzado anteriormente en alguna carrera, pero hasta entonces yo solo lo conocía a través de las revistas y fotos porque Frischi era ya un mito.

Thomas Frischknecht (TF): Efectivamente, fue en 2003. Nino tenía entonces 17 años y lo incorporamos al equipo. Vino al training camp que hicimos en Massa Vecchia. Allí me sorprendió que Nino, con 17 años, fue el único chico que podía seguirme la rueda cuando yo quería ir rápido de verdad.

¿Fue en ese momento en el que te diste cuenta del potencial de Nino?
TF: Era evidente que Nino tenía una capacidad innata para ir rápido en bici, pero nunca hubo un día en el que dijera “va a ganar unas Olimpíadas”, por ejemplo. En el deporte, como en la vida, debes trabajar cada día para llegar arriba, y eso es lo que hizo Nino y nosotros le ayudamos a ello. Por eso, con él nos planteamos trabajar duro en lugar de solo pensar en lo que pudiera ganar.

Nino, ¿cuándo decidiste dedicarte profesionalmente al mountain bike?
Después del colegio. Con unos 17 años. Hasta entonces disfrutaba del MTB con mi hermano y mi padre, acudiendo a todas las carreras que podía. Estuve en varias ocasiones en algunos Training Camps que se organizaban en Suiza para los mejores clasificados de la Kids Cup, pero aquello, para mí, era todavía un hobby. Entrar en el equipo Scott, en cambio, me hizo pensar que aquello podía ir en serio.

¿Cuántos años hace que ambos estáis vinculados a Scott?
TF: Comencé a trabajar con Scott en 2002, en el proyecto de crear el Swiss Power Team, aunque todavía lo combinaba con mi carrera como corredor.

NS: Yo comencé a correr con Scott en 2001, en el equipo suizo de Scott, era una estructura local para luego profesionalizarme en 2003 en el Swiss Power Team que ya dirigía Thomas.

¿Cual es el secreto?
TF: La verdad es que no hay un secreto como tal. La clave reside en procurar un entorno al corredor, a Nino en este caso, en el que se encuentre cómodo haciendo su trabajo. Es cierto que con el talento de Nino, las posibilidades de éxito eran muy altas, pero podría haber salido mal y no llegar a donde lo ha hecho. Nosotros tuvimos la fortuna de incorporarlo al equipo cuando era todavía muy joven, y Scott y el equipo lo ha arropado para facilitarle lo que necesitaba para rendir a buen nivel. Con ello, hemos conseguido también que Nino sea leal a Scott y corra por algo más que por su sueño, sino por fidelidad y lealtad, algo que a veces es complicado de conseguir en un mundo profesional.

NS: Es cierto, desde júnior, Scott me ha ayudado procurando un entorno en el que me he sentido realmente confortable. Quizás en otra compañía más pequeña o sin esa visión, habría tenido más problemas para desarrollarme como deportista. Siempre me han puesto a disposición lo que en cada momento he necesitado, esa es quizás la clave de mi trayectoria

¿De qué manera ayudáis al desarrollo de las bicis Scott?
TF: Estamos en constante comunicación con el staff de ingenieros y responsables de producto, como imagino que ocurre en otros equipos. Pero la diferencia en nuestro caso es que trabajamos con un equipo de gente que siempre es la misma y, por tanto, nos entendemos a la perfección con ellos, y así, la información y el resultado del trabajo en conjunto es mucho mejor. Hace años que, por ejemplo, hablamos en las pretemporadas con los mismos ingenieros, y la verdad, hacen falta pocas palabras para transmitirles lo que a nuestro entender necesitan las nuevas bicicletas de competición que ellos tienen que diseñar a posteriori para los usuarios. Este equipo de trabajo tan estable, todos trabajan full time e implicados, es una gran ventaja que creo que tenemos en Scott respecto a otras estructuras.

Nino, ¿cómo es Thomas como team manager?
Tiene una gran ventaja, y es que ha sido un gran corredor. Eso hace que sepa en todo momento lo que necesitamos y lo que pensamos los corredores. Intenta siempre descargarnos del estrés, sabe cómo tratarnos antes de una carrera, etc., y esas cosas son muy importantes para nosotros. Sabe tratar a los corredores porque él también lo fue en su momento. Para mí fue de gran ayuda cuando me incorporé al equipo en 2003. Yo era muy novato y entré en una estructura profesional. Él me ayudó y me hizo de guía.

Thomas, ¿cuáles son los puntos fuertes de Nino como corredor?
Su punto fuerte, no tener puntos débiles.

Cuando lo has ganado prácticamente todo, ¿qué te motiva a seguir esforzándote?
NS: Lo que te permite seguir entrenando, esforzándote y trabajando duro es disfrutar realmente de lo que haces. Como dices, he tenido la fortuna de ganar Mundiales, medallas olímpicas y el reconocimiento de mi deporte, pero sigo sintiendo pasión por lo que hago, por competir, y eso me sigue empujando a trabajar duro.

TF: Yo creo que en atletas como Nino, ser competitivo en las carreras se lleva en la sangre. Es indiferente lo que hayas ganado, lo llevas dentro y siempre quieres ser competitivo. Para algunos puede ser difícil de entender, pero es lo que explica que los grandes campeones lo sigan siendo por muchos años.

¿Me podéis decir tres palabras que expliquen el éxito de vuestro trabajo?
Amistad, trabajo en equipo y lealtad.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.