Por fin, Tiesj Benoot ha conseguido estrenar su palmarés como ciclista profesional. Y lo ha hecho en un escenario difícilmente igualable: la Strade Bianche. Podemos decir que la carrera de Siena es la que está consiguiendo crecer de forma más clara en los últimos años. Atrayendo mejor participación –ya no puede mejorar su cartel, porque van los mejores- y sumando cada vez más aficionados y telespectadores. Han dado con la fórmula del éxito.

Pues bien, ahí es donde Benoot ha conseguido a sus 23 primaveras –cumplirá pronto 24- inaugurar el casillero de victorias. El belga, para quien no lo recuerde, consiguió nada menos que un Top5 en el Tour de Flandes de 2014 con apenas 20 añitos y en el año de su debut profesional. Maravilló a todo el mundo y se empezó a esperar ya más de él. «Si ha sido quinto en el estreno, ¿qué no hará con un par de años de madurez?», pensaron.

“Mucha presión”

Sin embargo, no todo sigue siempre la evolución lógica y esperada. Benoot empezó a acumular puestos de honor, de podio… pero sin victorias. Le costaba ganar cada vez más. Incluso en este 2018 un desconocido Román Villalobos le venció en la Vuelta a San Juan, en un mes de enero que cada vez queda más lejos. Se le resistía demasiado ese primer triunfo. Hasta hoy.

strade-bianche-2018

“Las expectativas siempre han estado altas. Desde aquel quinto puesto en Flandes, los periodistas de Bélgica me pusieron mucha presión encima. Yo sabía que algún día ganaría algo grande, y estoy muy feliz de que haya sido hoy”, ha comentado después de la carrera.

Remontada

Lo cierto es que la victoria se le puso difícil al belga cuando un compatriota suyo, un tal Wout Van Aert que a sus 23 años ha ganado tres veces el Campeonato del Mundo de Ciclocross, se marchó en un complicado sector de tierra junto a Romain Bardet. El líder del AG2R se agarró como buenamente pudo a la rueda de Van Aert, que se veía con un punto más pero también entregó mucho cuando iban a dúo.

Por detrás, Benoot aprovechó las dudas entre los Bora-Hansgrohe y los Sky en un grupo de favoritos donde también iba Valverde –el murciano acabó cuarto- y se marchó con Pieter Serry y Visconti. Finalmente los soltó a los dos y se fue en busca de Van Aert y Bardet que seguían delante. “Conocía la zona y sabía que era el último sitio donde podía remontar”, ha dicho después. Los cogió y, sin esperar más, se largó en solitario para lograr un triunfo de enorme valor. Tiesj Benoot ya tiene un triunfo en casa. Y no sería la primera vez que, una vez rota la barrera, un ciclista se convierte en todo un ganador. Tiempo tiene por delante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This