Tija telescópica en rígidas para XC, ¿merece la pena?

Tija telescópica en rígidas para XC, ¿merece la pena?

La tija telescópica se ha extendido rápidamente entre las bicicletas de Cross Country de doble suspensión, pero parece que su expansión en las rígidas de XC es más costosa. Analizamos sus pros y contras para discernir si merece la pena invertir en este componente, si lo tuyo son las hardtail.

PUBLICIDAD Content_1

 La tija telescópica es, sin duda, una de las innovaciones que más impacto han causado en el Mountain Bike en lo que llevamos de siglo. Su presencia en bicicletas de largo recorrido es ya imprescindible y no se conciben estas modalidades sin la ‘tija pija’.

Sin embargo, durante años, el Cross Country se resistió a la aceptación de la tija telescópica como elemento diferenciador. El XC es el segmento más deportivo y, para muchos, la ganancia de peso suponía un argumento demasiado determinante para que fuera válido en bicicletas de corto recorrido.

Canyon Exceed con tija telescópica

Pero todo ha cambiado en muy poco tiempo. Por un lado, la dificultad técnica de los circuitos en Cross Country de competición ha aumentado exponencialmente y, por otro lado, se han desarrollado tijas telescópicas específicas para XC que solventan buena parte de los motivos de su rechazo.

PUBLICIDAD Content_2

Tanto es así que, actualmente, son minoría las bicicletas de doble suspensión que no la equipan en las grandes competiciones y muchas marcas incluyen tija telescópica en sus modelos de serie, ya sean en las dobles de Cross Country o en las alternativas Down Country, normalmente de 120 mm de recorrido.

Pero en las bicicletas de XC rígidas, es decir, que carecen de amortiguador trasero, es un componente que no se ha extendido con tal nivel de popularidad como en las dobles. No obstante, es una tendencia que está cambiando, aunque de forma muy progresiva. En otras modalidades muy deportivas donde el peso es vital también va ganando en popularidad.

Relacionado: 7 usos de la tija telescópica además de las bajadas

En gravel son muy preciadas y, gracias al triunfo de Matej Mohoric en la pasada Milán-San Remo a bordo de una bicicleta con tija telescópica, parece que el futuro de este componente está encaminado a abrirse paso en todo tipo de bicicletas.

PUBLICIDAD Content_3
tija telescópica Mohoric
Mohoric, levantando su bicicleta con tija telescópica tras lograr la victoria. Foto: Marco Alpozzi/Lapresse/RCS.

Veamos cuáles son los principales argumentos a favor y en contra de equipar tija telescópica en bicicletas rígidas para XC.

A FAVOR

  1. Hace mucho más completa a la bicicleta

Las bicicletas rígidas de XC presentan varias diferencias notables respecto a las de doble suspensión. Su geometría es, en términos generales, más conservadora. El feeling es más rígido y directo, lo que unido a su peso inferior, supone que las asociemos a bicicletas más escaladoras.

Añadir una tija telescópica a este tipo de bicicletas supone reforzar precisamente el área en el que más pueden flaquear: la capacidad de descenso. Una forma muy sencilla de hacer de tu bicicleta una montura mucho más completa.

  1. Mejora el control

Como consecuencia del punto anterior, la tija telescópica ayuda a bajar el centro de gravedad. Se pueden usar en descensos de gran inclinación o en terreno técnico, pero también en singletracks ‘ratoneros’ con muchos giros pronunciados. Bajando y retrasando el peso corporal aumentaremos la capacidad de agarre de la bicicleta y evitaremos tocar el freno de forma innecesaria, mejorando así el rendimiento global. Seremos, en definitiva, más rápidos.

  1. Hacer nuevas rutas o carreras

Hay muchas rutas populares o competiciones en las que se ha extendido la etiqueta de ser consideradas “únicamente para bicis dobles”. Lo cierto es que buena parte de esta creencia procede más por los beneficios de la tija telescópica que por la presencia de suspensión trasera.

Contar con la posibilidad de contraer la tija, como hemos visto, mejora el agarre y la capacidad de descenso de la bicicleta. Esto supone que podremos adentrarnos en segmentos que parecían impensables sin este componente. Liberarnos de la presencia del sillín a gran altura nos permitirá afrontar (pequeños) saltos, cortados, trialeras… Una forma sencilla de conocer nuevos parajes con nuestra bicicleta de montaña.

  1. Ya no es un lastre

Aunque, como podrás suponer, el aumento de peso se encuentra entre sus argumentos en contra, lo cierto es que esta ‘excusa’ ya no es tan válida como hace un par de temporadas. En poco tiempo se han extendido diferentes propuestas de tijas telescópicas adaptadas al XC con pesos muy competitivos, en algunos casos con recorrido por debajo de los 100 mm. Una de las más populares es la Fox Transfer SL, pero también nos hemos hecho eco de lanzamientos recientes de Pro, Bike Yoke o RaceFace. Los bikers que apuestan por este componente afirman que la tija telescópica “es la mejor inversión en aumentar el peso que se puede hacer”.

EN CONTRA

  1. Aumenta el peso

Sí, comenzamos por lo más obvio. Entre los aspectos más diferenciales de una bicicleta de XC rígida sobre una de doble suspensión está el peso. Es por ello que todos los grandes equipos de competición mantienen un modelo de rígida entre su arsenal para escogerlo cuando los circuitos no presentan una dificultad técnica alta.

fox transfer sl

Y, en este contexto, la ligereza marca las diferencias. El aumento de peso entre una tija rígida convencional y una telescópica puede ser de 300 a 500 gramos (puede que más). Es una diferencia tan significativa que pretender compensarla en otros componentes supondría un desembolso importante. Así pues, si el peso es una cualidad fundamental en tu forma de entender el Mountain Bike, la tija telescópica puede que juegue en tu contra.

  1. Añade complejidad mecánica

La sencillez en el uso y el poco mantenimiento es otro de los argumentos estrella de una rígida de XC. Instalar una tija telescópica no es lo más complicado que un ciclista puede afrontar, pero desde luego añade un plus de complejidad mecánica que hay que valorar.

Mando Twinloc de bloqueo en la Spark de Mantecón

Estamos ante un elemento retráctil de funcionamiento hidráulico y accionamiento mecánico. Con presencia de cable y funda (normalmente) por el interior del cuadro y un bloqueo remoto anclado al manillar. Una serie de elementos que conviene cuidar y revisar periódicamente, algo que no todos los ciclistas cumplen. Por tanto, puede convertirse en una fuente de problemas mecánicos que está muy por encima de las necesidades que requiere una tija rígida convencional, puesto que prácticamente no requiere cuidado alguno.

  1. Dificulta el manejo en marcha

Cuando nos referimos al manillar de una bicicleta de Cross Country de última generación como ‘cuadro de mandos’, es un término que se aproxima bastante a la realidad. Y es que el cockpit de una bicicleta de XC actual puede ser realmente complejo, así como su gestión en marcha.

Tija telescópica rígidas

Además de los mandos tradicionales de cambio y de freno, es muy común encontrar un mando de bloqueo para la suspensión, ya sea de la horquilla o un bloqueo dual que gestione también el amortiguador. Si a esto le añadimos además el mando que acciona la tija telescópica, la gestión de todos los elementos requiere de cierta pericia que no todos los bikers están dispuestos a manejar.

Relacionado: Cómo integrar el mando de la tija telescópica con el bloqueo de las suspensiones

Cuando vas al límite de tus fuerzas sobre la bici, puedes sufrir un bloqueo mental a través del cual encuentres complicado gestionar adecuadamente todos estos mandos, especialmente el de la tija, si es el último en llegar. Es más habitual de lo que debería ser encontrar a muchos ciclistas que afrontan bajadas complejas con la tija telescópica extendida simplemente porque no se han acordado de accionarla o porque no han sido capaces de adaptar a tiempo la transmisión, el ritmo de la bici, el bloqueo de las suspensiones y la tija telescópica.

Si buscas una experiencia en bici lo más sencilla posible, deberás tener en cuenta esta dificultad añadida en el manejo de la tija telescópica.

  1. Incrementa el precio

Terminamos aludiendo a otra de las cualidades más preciadas en una Mountain Bike rígida de XC: su precio más competitivo que el de una doble suspensión. A igualdad de componentes, la diferencia entre una rígida y una doble de la misma marca puede ser de hasta 2.000 euros, un argumento lo suficientemente importante como para hacer decantar la balanza hacia la hardtail a muchos compradores.

usos tija telescópica

Anteriormente hemos comentado que la nueva generación de tijas telescópicas para XC han logrado pesos muy competitivos, pero sus precios no han ido de la mano. Obviamente, cuanto más sofisticadas sean las tijas, mayor será su tarifa, pero salvo contadas excepciones, el precio de una tija telescópica de alto rendimiento es muy superior al de una tija rígida. Así pues, tanto si es un componente que ya viene de serie en la bicicleta que quieres adquirir, como si pretendes montarlo tras comprarla aftermarket, el presupuesto de tu bicicleta se verá incrementado.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

2 comentarios en «Tija telescópica en rígidas para XC, ¿merece la pena?»

    • Sí, nos hicimos eco de ello en el Bike Check de la Spark RC de Mantecón. Él mismo nos advirtió que era más ligera que las tijas de XC más comunes.

      Responder

Deja un comentario