La dura prueba en el Pirineo navarro es una de las últimas grandes citas del calendario cicloturista. La Larra-Larrau es ya un clásico para los aficionados al ciclismo y a los recorridos de montaña. La prueba con salida y meta en Isaba (Navrra) propone dos recorridos ya clásicos para los que conozcan la zona. El primero de ellos cuenta con solo 100 km, pero un desnivel positivo de casi 2600 m. La Piedra de San Martín, el puerto de Larrau y alto de Laza son los tres puertos que deberán superar los participantes en esta ruta corta. Más dura aún es la propuesta de los organizadores para los valientes que se atrevan con el recorrido largo. Nada menos que 146 km, en los que se añade, a los tres puertos antes mencionados, la durísima subida a Issarbe (una de las vertientes francesas de la Piedra de San Martin). En este caso, el nivel de esfuerzo es para ciclistas bien preparados, ya que el desnivel que superar rondará los 3.800 m y se tendrán que enfrentar a las empinadas cuestas tanto de la subida a Issarbe como del Larrau, los de categoría especial.

La Larra-Larrau celebra este sábado su 24ª edición y, como se dice en su página web, «ya no es una carrera». La organización ofrece a los participantes la posibilidad (opcional) de contabilizar sus tiempos en la subida a los tres grandes puertos del recorrido. Pero es el ciclista quien decide pasar o no por los puntos de control. Más información en www.larralarrau.com.

Perfil de la ruta larga de la Larra-Larrau: 146 km y 3800 m.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This