Todavía no hay confirmación oficial, pero la prensa neerlandesa es unánime: el duelo entre Tom Dumoulin y Chris Froome se va a repetir en el Tour de Francia. Eso apuntan diferentes publicaciones en el día de hoy como el prestigioso De Telegraaf, que recoge las intenciones del jefe de filas del Team Sunweb para ir a la ronda francesa.

A decir verdad, es una carrera que no le viene especialmente bien al holandés. Y además se une otro hecho curioso: primero y segundo del Giro van a repetir en el Tour, cuando en realidad la experiencia reciente desaconseja ese doblete. Desde 1998 nadie ha conseguido materializarlo con éxito. Froome puede ser el primero que lo logre en 20 años… siempre que no haya resolución previa.

Volviendo a Dumoulin, el recorrido no tiene demasiados kilómetros de contrarreloj y sí mucho final en alto en el que el holandés tiene cierta desventaja frente a escaladores más puros. Eso sí, no hay enormes muros empinados ya que los puertos franceses son más de esfuerzos largos y continuados que cortos y explosivos.

Rivales frescos

Quizás el gran punto a favor para él y su Team Sunweb es que, si escogen el ‘8’ adecuado, pueden abrir algo de hueco en la contrarreloj por equipos de la primera semana. Tampoco, por su peso y condiciones, se le tiene por qué dar mal el adoquinado. Todo esto, claro, una vez se confirme su presencia.

En el Giro, si bien ha sido el ciclista más regular –el único sin altibajos, siempre con los mejores- y ha tirado de la enorme clase que atesora, eso no le ha valido frente a un Froome inspirado que destrozó la carrera en el Colle delle Finestre. Y en el Tour, además, se va a encontrar con el hombre que le ganó y con un puñado más de rivales –Nibali, Quintana o Landa– que llegan frescos. Apuesta arriesgada la suya, aunque si hay una edad para hacerlo es esta, ahora, cuando aún tiene años por delante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.