Hoy es un día feliz, por supuesto, para Tom Dumoulin, pero también una jornada histórica para el ciclismo. El flamante vencedor del Giro de Italia ha marcado un hito casi sin precedentes en este deporte firmando una renovación de contrato con el Team Sunweb hasta… ¡2022! Esto significa una extensión de su compromiso actual durante nada más y nada menos que cinco temporadas. Insólito en el mundo de la bici.

Sobre todo por lo que significa para ciclista y equipo. A día de hoy, la ‘Mariposa de Maastricht’ cuenta con 26 años. Cuando acabe su presente vínculo con el equipo tendrá 32 por lo que Sunweb se asegura todos los años de madurez y progresión del corredor. Además, el movimiento supone por supuesto una subida sustancial de salario, pues modifica un contrato que había en vigor hasta 2019.

Obviamente, se convierte en el ciclista en activo con contrato más largo en vigor. Sin duda, la sintonía entre el equipo y el corredor es total: “Estoy tan feliz en el equipo que la renovación viene como una decisión natural de mi parte”, asegura en el comunicado que ha emitido la escuadra, donde también hace ver que la filosofía colectiva de Sunweb “encaja muy bien” con la suya individual.

El equipo por extensión

Y claro, en las vinculaciones de los corredores estrella se pueden percibir más cosas. Si Sunweb ha ampliado a Dumoulin hasta 2022, eso significa que el equipo también seguirá vivo hasta ese mismo año. Siempre pueden pasar cosas que acaben por ponerlo en peligro, pero esto crea un precedente contra la volatilidad en este deporte. Los contratos de más de dos años son toda una excepción y sólo se firman si se trata de cracks o de corredores muy jóvenes con un enorme porvenir. Por poner un ejemplo, hoy mismo se ha conocido la renovación de un gran corredor como Sonny Colbrelli con Bahrain-Merida… por una temporada, hasta finales de 2018. Esto es lo común.

Dumoulin, durante la subida al Blockhaus en el pasado Giro. Foto: Miwa iijima/Cor Vos

Otro elemento a favor de Dumoulin es ser un hombre ‘de la casa’. No en vano, lleva casi toda su vida profesional ligado a la estructura: “He crecido junto al equipo en los últimos seis años de mi carrera deportiva, y espero seguir esta progresión ascendente durante las próximas temporadas”, expone el corredor, que en 2012 firmó por Argos-Shimano -la denominación de entonces de Sunweb- procedente del Rabobank continental.

Regreso a la competición

Y qué mejor que estrenar este nuevo compromiso con una vuelta a las carreras. El holandés será de la partida esta semana en el Tour de Suiza, la que antaño se consideraba como ‘cuarta grande’ y desde hace una década ha ido viniendo a menos. Con todos los favoritos al próximo Tour presentes en el Dauphiné, pasa a ser la gran figura de la carrera. Una prueba donde este año estará Ion Izagirre entre sus rivales.

Por el momento, el líder del Sunweb deja el Tour para mejor ocasión. Tampoco es que sea la edición que mejor le viene, y desde luego hacerlo después de un Giro tan exigente para él no es una gran idea. Se le espera, eso sí, para la próxima Vuelta a España donde tratará de redimir el fiasco de haber perdido la de 2015 en el último día efectivo de carrera. Y lo cierto es que las etapas de la ronda española, sin grandes encadenados de puertos hasta el final de la segunda semana, le vienen estupendamente amén de la crono larga de Logroño. Si no consigue ganarla, ya sabe que tendrá hasta 2022 para seguir intentándolo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This