Durante la celebración del Tour de Yorkshire, el coche de asistencia del equipo Astana a punto estuvo de atropellar a un miembro de seguridad de la prueba.

El hombre que milagrosamente se libró de ser atropellado estaba destinado a señalizar una isleta colocada en medio del recorrido, para evitar que los ciclistas chocaran con ella.

El pelotón de ciclistas al completo vio al miembro de seguridad y todos lo esquivaron sin problemas. Sin embargo, no ocurrió lo mismo cuando llegaron los coches de asistencia de los equipos.

Como podréis ver en el vídeo, los dos primeros coches evitan sin problemas la isleta y al hombre. Sin embargo, el coche del Astana se lanza directo hacia él, sin aminorar velocidad. De hecho, no se le ve detenerse ni después de haber pasado por encima de la isleta haciendo volar las pilonas y casi atropellando al hombre que estaba allí para señalizarlas.

Afortunadamente para el casi atropellado, el incidente no quedó más que en un susto enorme, pero actitudes como la del conductor del vehículo no se pueden tolerar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This