Punto y aparte en el Tour de Francia. Superado el primer bloque de alta montaña, es el momento para sacar conclusiones y aquí destacamos algunos nombres propios, para lo bueno y para lo malo, en la segunda jornada de descanso. Simon Yates, rey de los Pirineos, Thibaut Pinot, el más fuerte de la general, y Mikel Landa, inconformista y ofensivo, ocupan nuestro podio particular. Julian Alaphilippe, que ha defendido el maillot amarillo con uñas y dientes, y Geraint Thomas, todavía el mejor situado de entre los favoritos, están un escalón por debajo. En las antípodas, los decepcionantes Nairo Quintana y Romain Bardet, sin opciones ya de pisar el podio de París, y el debutante Enric Mas, maltratado por la crudeza del Tour.

Cielo: Yates, Pinot y Landa

Ganador de la última Vuelta, Yates (Simon) ha sabido reinventarse en una carrera que no le gusta, o eso dice. Llegó para ayudar a su hermano Adam (el menos bueno) después un Giro (9º) en el que no colmó sus expectativas. El británico eligió dos buenas fugas y remató. Venció en Bagnères-de-Bigorre con un movimiento de tipo listo: se adelantó a Bilbao y Mühlberger en la última curva antes de meta y no pudieron con él. Repitió en el inédito Prat d’Albis aprovechando el trabajo de Movistar, Ag2r y Astana, los más representados en la escapada, y aguantando el empuje de los favoritos por detrás. A sus 26 años ya tiene victorias en las tres grandes.

Pinot, en solitario © ASO/Pauline Ballet

Pinot se destapó en el Tour del 12 con una etapa y el décimo puesto en la general. En el 14 se subió al podio con solo 24 años y enseguida le cargaron la responsabilidad de lograr la primera victoria francesa desde el 85. El escalador de Mélisey se alejó de la Grande Boucle tras sendas decepciones, experimentó en el Giro y en la Vuelta y triunfó en Lombardía. Más completo y maduro, se dice listo para asaltar el amarillo. En el Tourmalet se hizo con una muesca más para su brillante palmarés (Alpe d’Huez y Lagos) y en Prat d’Albis ratificó que es el más fuerte con un ataque desde lejos. Un trozo de cielo es para su fiel Gaudu, de solo 22 años, el campeón del futuro.

“El Landismo nunca se ha muerto”, proclamó Landa después de su vibrante cabalgada de 40 kilómetros en la jornada del domingo. Con tiempo perdido en la general tras la crono por equipos, la caída camino de Albi y la contrarreloj a los pies de los Pirineos, el escalador vasco pasó al ataque en el Mur de Péguère. Apoyado por Soler y Amador, que encarnan a la perfección el término gregario de lujo, se lanzó a por la gloria, aunque se quedó a medio camino. No pudo con Yates, pero aguantó la llegada de Pinot. De menos a más, sigue soñando con el cajón.

Landa nunca se rinde © ASO/Alex Broadway

Purgatorio: Alaphilippe y Thomas

“Estoy luchando contra mis límites”, reconoce el líder Alaphilippe, que apabulló en la crono de Pau y resistió en el Tourmalet, solo superado por Pinot. Nadie sabe hasta dónde puede llegar el nuevo héroe francés, aunque en Prat d’Albis dejó las primeras pistas. Loulou sufrió y mostró síntomas de debilidad. El peso del maillot amarillo y los temibles Alpes amenazan su reinado. A solo 1:35 en la general se encuentra Thomas, que no es el del año pasado. Sorprendido por Alaphilippe en la contrarreloj, cedió en las dos etapas de los Pirineos, pero sigue siendo el mejor situado de entre los favoritos, aunque solo por unos segundos. Por si acaso, el Ineos (antes Sky) le ha dado vía libre a Bernal.

Infierno: Quintana, Bardet y Mas

Tampoco será este el año de Quintana y Bardet en el Tour. El colombiano se autoproclamó líder del Movistar, pero en el Tourmalet se hundió pese al trabajo del equipo. Orgulloso, al día siguiente se metió en la fuga, pero no remató ni ayudó a Landa. “Quise echarle una mano pero no podía apretar más”, explicó. En la misma escapada se filtró Bardet, desquiciado y desdibujado en los Pirineos, víctima de la presión que tantos años ahogó a su archienemigo Pinot. El novato Mas asombró en la crono, pero pagó el esfuerzo en el Tourmalet y se desfondó una jornada después. Fue significativo verle sufrir ante el ritmo de los Viviani, Asgreen o Richeze en un puerto de montaña. El equipo desveló que sufre una gastroenteritis.

El líder por fin mostró debilidad © ASO/Alex Broadway

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This