Trans Rockies Royale, la prueba gravel de la Columbia Británica: "Hay que llevar spray para ahuyentar osos"

Trans Rockies Royale, la prueba gravel de la Columbia Británica: «Hay que llevar spray para ahuyentar osos»

La Columbia Británica es una de las zonas más bellas y salvajes para practicar ciclismo de todo el mundo. Tradicionalmente asociada al Mountain Bike y uno de los paraísos del Trail o el Enduro, ahora son los corredores de gravel los que han comenzado a explorar, y a competir, en sus interminables bosques, senderos y montañas. Una experiencia para vivir una vez en la vida, que te contamos desde dentro desde la prueba Trans Rockies Gravel Royale. 

PUBLICIDAD Content_1

Por Jorge Padrones // Fotos: Trans Rockies Gravel Royale

La primera edición de la Trans Rockies Gravel Royale ha tenido lugar en la región de Columbia Británica, al oeste de Canadá y en el entorno de las Montañas Rocosas. Volamos así hasta Calgary, donde un transfer de 4 horas nos llevó hasta el corazón de las montañas, atravesando el segundo parque nacional más antiguo del mundo: el parque Banff, por detrás de Yellowstone.

Este camino en autobús ya nos dejó entrever algo de lo que nos rodearía los siguientes días: bosques y más bosques flanqueados por lagos y ríos de un azul celeste intenso, que contrasta con el verdor de los bosques de abetos.

Una vez en Panorama, que es la estación invernal desde la que partiría la carrera, nos alojamos en un apartamento y tuvimos un día para rodar y preparar las bicis para los siguientes 4 días de puro gravel en las Rocosas canadienses.

PUBLICIDAD Content_2

Por la tarde recogimos los dorsales y asistimos al briefing, que a la vez era una Barbacoa en la que se podían comer las típicas hamburguesas y perritos, rodeados de un ambiente muy característico de estos eventos de gravel: gente abierta y diversión por todos los rincones.

Trans Rockies Gravel Royale, experiencia gravel en una de las mecas del MTB

Tomamos la salida de la primera etapa a las 8 de la mañana. Una salida neutralizada de Panorama para adentrarnos poco a poco en los bosques que pudimos ver en nuestro traslado, para cubrir los 80 km y 1.500 metros de desnivel del primero de los parciales.

Para alguien como yo que no conociera la zona fue una toma de contacto brutal. Las palabras no alcanzan para describir la belleza natural de la zona, su grandeza y, sobre todo, lo poco tocada que está por el hombre. En esta primera etapa al finalizar la subida principal, un sector cronometrado con premio especial, comenzamos el descenso por un sendero muy cerrado lleno de vegetación en el que de repente se abrieron ante nosotros unas vistas únicas sobre un valle boscoso cruzado por un río.

PUBLICIDAD Content_3

trans rockies gravel columbia británica

A partir de ahí un rápido descenso por pista, seguido de caminos muy rodadores de puro gravel, que nos condujo al primer campamento.

Prueba gravel con campamento para corredores

La vida en el campamento es uno de los alicientes de estas carreras. La participación no es exagerada, lo que hace que al final seamos una pequeña familia y pasemos las tardes de tertulia o haciendo planes para refrescar las piernas en alguno de los helados ríos cercanos. Y, al final del día, reunirnos en la tienda comedor para cenar, ver la entrega de premios de la jornada, así como más fotos y el vídeo de la etapa. Los horarios son un tanto extraños para nosotros ya que se cenaba a las 5 de la tarde y a veces había que hacer tiempo charlando para no irse de día a la tienda.

El campamento de la Trans Rockies Gravel tenía todo lo necesario para la estancia del corredor: duchas, baños para lavar las bicis, servicio de mecánico, fisioterapia, aperitivos en zona de meta hasta la cena, neveras con bebidas y zona de chill out.

Las etapas tenían entre 80 y 120 km y el desnivel rondaba los 2.000 m, con senderos técnicos

Recorridos: senderos rodeados de bosques vírgenes (y osos)

trans rockies gravel ciclismo

Las cuatro etapas de esta nueva prueba de gravel en la Columbia se caracterizaban por ser divertidas y variadas. En su mayoría (el 80% del trazado) era por pistas en las que se podía disfrutar rodando a ritmo elevado, con tramos técnicos y de sendero que aderezaban el recorrido.

En ocasiones, en esos senderos se podía sentir la soledad y calma de la naturaleza. Sólo que en la zona en la que transcurre la carrera tiene una población abundante de osos, por lo que la organización recomienda llevar con nosotros un spray anti osos para poderlos ahuyentarlos. Pero parece que los osos, por lo general, huyen de nuestra la compañía, por lo que también nos aconsejaron ir haciendo ruido, cantando o gritando, por lo que hice todos los tramos cerrados sacando a relucir todo mi repertorio.

Buen nivel competitivo

trans rockies prueba gravel canadá

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Tendemos a pensar en las pruebas de gravel como eventos y pruebas alternativas, para afrontar de manera relajada como una cicloturista. Y en cierta manera los son. Pero también hay una competición feroz en juego y vivimos varias salidas como en una carrera de ciclocross.

La carrera la ganó el profesional canadiense, hasta 2021, Rob Britton, seguido de Caleb Swartz, de tan solo 22 años, que corre la copa del mundo de ciclocross. También estuvo presente Cory Wallace, 5 veces campeón del mundo de MTB 24 Horas, así como ganador de múltiples pruebas de resistencia. El canadiense nos dio sus impresiones sobre la prueba, en la que sufrió una serie de pinchazos que lo separaron de la victoria .En la clasificación femenina, Rachel McBride se alzó con el triunfo.

Cory Wallace: «Una gran experiencia, pero hay que elegir bien los neumáticos»

trans rockies gravel

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

«La Trans Rockies es una bonita carrera por el interior de los bosques de las Montañas Rocosas canadienses. Destaca por la variedad de terrenos y es bastante dura. La clave es poner tu propio ritmo para aguantar. También es muy importante la elección de los neumáticos y de las presiones, debido a la variedad de terrenos y a la presencia de tramos técnicos. Una gran experiencia y una carrera muy bien organizada que ningún amante del gravel debería perderse».

Caída y abandono

Mi experiencia personal en esta carrera estaba siendo altamente positiva. Había ganado dos etapas, iba de líder en mi categoría y estaba luchando por un top 15 en la general, cuando se cruzó en mi camino una zanja de drenaje cuando bajaba muy rápido por una pista. Un obstáculo que me hizo perder el control de la bici y salir volando, con la mala fortuna de romperme la clavícula.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

El trato de la organización fue exquisito desde ese momento, evacuándome y permaneciendo a mi lado mientras me valoraban en el hospital. En este punto os recomiendo llevar un buen seguro de viaje, ya que entrar en urgencias en un ambulatorio cuesta en torno a las 1400 euros, a los que hay que añadir las pruebas diagnósticas y tratamientos.

Jorge Padrones, con una venda en el brazo por su rotura de clavícula durante la prueba, flanqueado por Antonio Ortiz y Mario Roma.

A pesar de haber hecho carreras por todo el mundo, he de decir que el paisaje me ha impactado y el hecho de rodar en la bici de gravel por esos bosques y pistas me ha divertido. Sin duda tendré que volver el año que viene para terminar la etapa y pico que no pude hacer. También me gustaría agradecer a mi compañero de viaje Antonio Ortiz y a Mario Roma su ayuda y cuidados, así como a Arturo Valls y Carlos Ortet, de Imparables, por quedarse conmigo hasta que llegó la organización tras mi caída.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.