Tu primer amor es un Ferrari

Sueñas con que quieres comprarte una bicicleta rígida con cuadro de carbono pero no una bici cualquiera; quieres una Trek. Y que traiga, a poder ser, grupo Shimano de 30 velocidades y horquilla con bloqueo remoto en el manillar, y cuadro con pedalier integrado porque es lo que llevan las bicis tope de gama… Y que no sea cara, claro. Pues bien, Trek ha hecho tu sueño realidad por tan sólo 1.699 euros. Ahora tu primer amor sí que puede ser un Ferrari.

Trek es una de las marcas de bicicletas referencia en el panorama internacional. Con una completísima colección que comprende desde bicis de niño hasta el modelo de doble suspensión multiuso más sofisticado, en Trek cuentan con un “background” de más de veinte años de experiencia en la fabricación de cuadros de carbono, siendo uno de los precursores de la fabricación de cuadros de este material. En 1989 vio la luz el primer cuadro de carretera Trek 5000 fabricado en carbono monocasco, pero no fue hasta 1992 cuando Trek presentó sus nuevos modelos OCLV, que rompieron los moldes con todo lo conocido hasta entonces. Las 5200 y 5500 de carretera con cuadros de sólo 1,1 kg de peso en 1992 y el original 9900 -el primer cuadro de mountain bike de carbono OCLV en 1993- marcaron un hito histórico y demostraron ser la referencia, con una calidad de fabricación y características impensables en aquella época, muy adelantados a su tiempo.

En 1992, Trek sacó a la luz su primera bicicleta de aluminio de doble suspensión Trek 9000. Posteriormente vendrían las Trek Y con modelos de carbono desde 1995, etc., pero las rígidas nunca han dejado de ser una referencia dentro del catálogo. Incluso con la llegada de los modelos de doble suspensión más famosos hasta la fecha -las originales Fuel en 2001-, las bicicletas rígidas no perdieron popularidad ni credibilidad en el mercado.

Dando un salto hasta el presente y echando un vistazo al pasado, en esta última década la evolución de la fabricación de las bicicletas de carbono ha evolucionado de modo exponencial. En Oriente han sabido ponerse a trabajar en serio y la industria de fabricación de bicicletas pasa obligatoriamente por allí si se trata de ser competitivo en este negocio. En Trek han intentado ser fieles al tradicionalmente denominado “Made in USA”, pero a medida que pasaban los años han sabido mover ficha, reaccionando y redirigiendo gran parte de sus esfuerzos y proyectos al extremo este asiático paralelamente con el declive del “valor añadido” y prestigio que el hecho de estar fabricado en USA pueda tener a día de hoy.

Razones de costes y ser competitivo, no hay más. Aun así, Trek sigue siendo una de las contadas marcas que sigue fabricando algunos modelos de bicicletas en su sede de Waterloo, Wisconsin, en Estados Unidos; sin ir más lejos, entre los modelos hardtail, la Elite 9.9 SSL, tope de gama entre las rígidas de 26 pulgadas.

Elite 9.6

Cada año cuesta más destacar y ofrecer bicicletas atractivas al precio más razonable. Ya sea la marca o el modelo que sea, ser competitivo en cada nivel de precio es una tarea cada vez más complicada. La competencia está cada año más fuerte y muchas veces ya no es suficiente el hecho de tener una buena bici a un buen precio. Tiene que tener además un grado tecnológico importante, tiene que contar con cierta exclusividad y, muy importante, tiene que ser bonita. ¿Te comprarías una bicicleta fea por muy buena que sea? Nosotros tampoco.

Entre sus componentes nos encontramos con una suspensión delantera Rock Shox Reba RL, con sistema Dual Air y bloqueo remoto con mando Pop Loc en el manillar, grupo Shimano con pedalier M552 con platos 24x32x42 y diez coronas 11-36 con cambio Deore XT y frenos Shimano Deore con disco delantero de 180 mm y trasero de 160, ruedas con llantas Bontrager AT-850 y eficaces y eternos bujes Shimano SLX; fiabilidad máxima.

Un cuadro fantástico con una calidad de fabricación y acabados exquisitos que también lo comparten en diferentes colores los modelos Elite 9.7 (1.999 euros) y el 9.8 (2.499 euros). Opcionalmente también está disponible a la venta como kit de cuadro suelto, con un precio de 1.299 (pero sólo 400 euros más la Elite 9.6 completa, ojo).

Sensaciones de gama alta

La nueva Elite 9.6 nos ha sorprendido y mucho. Normalmente, la mayoría de los modelos de bicicletas con cuadros comparables apuestan por una calidad de carbono lo más barata posible y un montaje con componentes adecuados para lograr una interesante relación calidad-precio. Sí, procuran cuidar los acabados, elegir unos colores y decoración en general atractiva, pero en el fondo el peso de la bici se dispara y el comportamiento en sí generalmente deja bastante que desear. La tónica predominante es la de encontrarnos bicicletas rígidas de carbono cuyos cuadros transmiten hasta la más pequeña de las vibraciones, un tacto duro y seco con una incomodidad de marcha característica que contrasta con el feeling noble, cómodo y absorbente de los modelos tope de gama.

Os contamos todo esto porque, precisamente, nos hemos encontrado una Elite 9.6 que si tuviésemos que juzgarla por su comportamiento, os aseguraríamos que nos ha gustado más que algunos modelos referencia tope de gama de otras marcas de la competencia. Es la primera vez que experimentamos tales buenas sensaciones en una rígida de carbono cuyo precio no es desorbitado; al contrario, es muy razonable. Cuenta con un manejo muy dócil y, siendo una bicicleta rígida, ofrece un nivel de confort francamente muy elevado.

Más de una vez en el transcurso de las sesiones de fotos paramos conscientemente para comprobar la presión del neumático trasero y asegurarnos que, efectivamente, seguía duro y no habíamos pinchado; sensación provocada precisamente por su característico confort de marcha muy por encima del esperado. Teniendo en cuenta su diseño de pedalier con eje integrado BB90 y lo sólida que es la 9.7 al pedalear, más mérito si cabe tiene este fenómeno.

Más de lo que esperas

Con un peso que sobrepasa por poco los 11 kilos (ligerísimo tratándose de una rígida de estas características), la Trek pedalea muy bien y se siente muy ligera. La presencia de las 10 coronas en una bicicleta rígida posibilita un mayor abuso del plato mediano en las subidas, con un 32×36 con el que podemos ascender verdaderas paredes. Los neumáticos Bontrager XR1 Expert cuentan con un diseño inspirado en los Kenda Small Block Eight, con seis filas de tacos en vez de ocho y un compuesto de goma algo más duro que favorece este rodar más vivo, con una menor resistencia a la rodadura proporcional respecto a los Kenda, incluso en esta medida de 2.20” muy acertada que equipa de serie.

Con miras de futuro sólo apostaríamos por transformarlos a tubeless; una operación sencilla -básico en una bicicleta rígida- sellando herméticamente las llantas y empleando líquido antipinchazos con base de látex. Al eliminar las cámaras reducimos enormemente el riesgo de pinchazo y tendríamos la Elite 9.6 por debajo de los 11 kilos.

En marcha y pedaleando de pie notamos una gran rigidez lateral y, acostumbrados a bicicletas más pesadas de doble suspensión, las subidas se transforman en toda una experiencia. Los bloqueos remotos de RockShox son los mejores del mercado y el clásico Pop Loc de la horquilla Reba nos parece fantástico. ¿Qué más podríamos pedir? Una horquilla con sistema Dual Air con el que incluso poder calibrar las presiones de funcionamiento de cámara positiva y negativa a nuestro antojo, unos componentes Bontrager con un sillín con el que nos hemos encontrado muy cómodos, potencia de 100 mm y ancho manillar de 665 mm de anchura con estrechos y magníficos puños Bontrager Lock-on, y unos potentes y muy fácilmente dosificables frenos Shimano Deore con disco delantero de 180 mm y trasero de 160. De nuevo, por 1.699 euros no podríamos pedir más.

¿Es para ti?

Si está en tu horizonte la compra de tu primera bicicleta rígida con ruedas de 26 pulgadas y te gustaría que contase con un cuadro de carbono, esta Trek merece la pena. En cuanto a funcionamiento de la transmisión o frenos verdaderamente no hace falta un modelo superior; únicamente unas ruedas completas más ligeras marcarían la diferencia, ganando en agilidad de reacciones y reactividad pedaleando. Eso sí, seguramente tampoco contarían con la garantía de estas llantas Bontrager con bujes Shimano SLX que equipa de serie la 9.6. Comparativamente con el cuadro SSL 9.9 no echamos de menos la presencia de una pipa tapered o cableado interno (características exclusivas del modelo SSL 9.9 tope de gama) y tan sólo comprobando que su precio son 2.999 euros sólo el cuadro, echando cuentas vemos que casi dos Elites 9.6 completas cuestan lo mismo.

Disponible en 5 tallas, nos consta que la nueva Elite 9.6 está teniendo un tremendo éxito de ventas y que ahora mismo no hay stock de este modelo, así que, si te interesa, ya puedes acudir a tu tienda o Concept Store Trek de confianza para encargarla, ya que puede que su disponibilidad pueda ser puntualmente limitada.

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.