A pesar de poseer solamente 10 mm más de recorrido que las versiones precedentes, la nueva Trek Fuel EX 6, de 130 mm de recorrido delantero y trasero, gana claramente en sensibilidad, sin perder de vista la efectividad. Es una mejora que la sitúa como una perfecta opción para una bici todo uso.

Uno de los modelos de Trek de los que podríamos llamar clásicos ha sufrido sustanciales mejoras en esta temporada 2013 en todas sus gamas, tanto las de aluminio como las de carbono. Aunque a simple vista no lo parezca, pues sigue manteniendo la misma línea que ha enamorado a tantos usuarios desde su nacimiento, la todoterreno de Waterloo ha sido profundamente modificada.

Se han variado sus componentes y se han modificado sus suspensiones, que además aumentan el recorrido, que pasa de 120 a 130 mm, lo que a su vez ha mejorado la sensibilidad en zonas donde antes no era tan efectiva como otras bicicletas. Pero no sólo eso, su nueva geometría, con unas vainas más cortas y una caja de pedalier más baja, la hacen más efectiva y manejable a la vez, lo que ha aumentado sus posibilidades de uso y prestaciones, que ya de por sí eran muy buenas. Sin duda, unas mejoras que cualquier biker, ya sea el experimentado o el que se inicia en nuestro deporte, agradecerá.

Para todos

En el catálogo de Trek nos encontramos con ocho modelos diferentes de Fuel EX, de los cuales tres poseen el cuadro de carbono y cinco de aluminio; entre ellos, la Trek Fuel EX 6 que encuentras aquí. Lo mejor de todo es que la geometría y el sistema de suspensión es idéntico en todas las gamas, por lo que sólo el material del cuadro y la distinta calidad de los componentes marcan la diferencia de comportamiento en los modelos, y claro está, en el precio.

El cuadro de la Trek Fuel EX 6 está fabricado con aluminio Alpha Platinum y cuenta con las características diferenciadoras de Trek en cuanto a tecnología aplicada, sobre todo a la suspensión. De esta manera, el sistema cuenta con la tecnología Full Floater, que hace referencia al hecho de que el amortiguador está anclado por ambos lados a piezas móviles como son la bieleta principal del sistema (EVO Link) y la prolongación de las vainas. Por este motivo siempre decimos que el sistema posee el amortiguador flotante. Cabe destacar que la bieleta está fabricada en una sola pieza de magnesio, para ganar el máximo de rigidez en el conjunto de la bicicleta.

Otro punto destacable en este fabuloso sistema de suspensión es el punto de giro ABP (Active Braking Pivot), que es concéntrico al eje de la rueda trasera, con la consecuente teórica ventaja de que la activación del freno trasero no afectará para nada a la sensibilidad del sistema de suspensión. Por lo que respecta al cuadro, hay que decir que está muy cuidado y que estéticamente es impresionante debido a las mejoras en las formas hidroformadas. Destaca la pipa de dirección tapered E2 y se nota que han intentado darle la máxima rigidez al conjunto, tanto en la parte delantera como en la trasera.

Trek Fuel EX 6

¿Qué monta?

El equipamiento de la Trek Fuel EX 6 es correcto teniendo en cuenta el precio que posee la bici. La horquilla es una RockShox Sektor de aire de 130 mm de recorrido, lo que hace que quede perfectamente compensada con la trasera. En ella regularemos la presión de aire y el rebote, además de poder bloquearla, lo que será suficiente para encontrar nuestra justa personalización. Es importante destacar que equipa eje 15QR, que en el caso de estas gamas se deja notar claramente. El amortiguador, también RockShox, es un Monarch RL en el que tendremos exactamente las mismas regulaciones que en la horquilla. En la transmisión se confía en Shimano, con pedalier M522, cambio SLX y manetas y desviador Deore. Sólo la cadena es KMC. Las ruedas y cubiertas son Bontrager, con un aspecto de lo más robusto. Manillar, potencia, tija y tija de sillín también son de la firma de componentes de Trek. En el caso de los frenos, la apuesta es por unos Avid Elixir 3.

En marcha

La verdad es que estáticamente no se aprecia una gran diferencia respecto a las versiones precedentes; pero en marcha la mejora es muy palpable. La efectividad a la hora de subir sigue siendo perfecta, ya que, por concepto, el sistema trabaja muy bien en este sentido. Sí que es verdad que anteriormente los impactos pequeños no eran tragados con una especial sensibilidad, algo que habíamos llegado a criticar repetidamente, pero ahora esto ya no pasa. El reposicionamiento de los puntos de giro de la bieleta y su aumento de recorrido hacen que gane muchos enteros en este sentido, y ahora cualquier tipo de impacto, ya sea pequeño, mediano o grande, es absorbido con total naturalidad.

También se dejan notar los cambios geométricos (con pedalier más bajo y vainas más cortas), que hacen de esta Fuel una bici más polivalente, ya que se mueve con una sorprendente agilidad, siendo éste uno de sus puntos fuertes, como así lo es también la rigidez de su cuadro. Por lo que respecta a componentes, todo funcionó bien, aunque con pequeños matices. Nos encantó el manillar, que ofrece una perfecta posición para un máximo control en todo momento, pero los neumáticos no nos gustaron demasiado, la verdad. A pesar de bajar presión de aire, su falta de agarre hace que no vayamos del todo seguros. De todas maneras, es un mal menor, ya que en cuanto los gastes los puedes sustituir. Como conjunto, y teniendo en cuenta su buena relación calidad-precio, su equilibrio y funcionamiento general, la Fuel EX 6 es un modelo muy a tener en cuenta.

A favor

– Relación calidad-precio
– Funcionamiento compensado
– Mejora de sensibilidad respecto modelos anteriores

En contra

– Neumáticos con poco agarre
– Sistema de frenado algo justo

Consulta aquí la ficha técnica y dejes de visitar la galería de fotos

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.