La firma de Estados Unidos cuenta con dos modelos para la nueva temporada para ciclocross. El modelo Boone es el tope de gama, con cuadro de carbono OCLV; mientras que el Crockett es el cuadro de aluminio más económico. Para el Boone, Trek cuenta con tres opciones de montaje, todos ellos con frenos de disco. Este cuadro ofrece algunas peculiaridades exclusivas de la firma de Waterloo: carbono OCLV 600, rótula IsoSpeed en la unión del tubo vertical (con una mínima amortiguación igual al del modelo Domane); y horquilla IsoSpeed, que ofrece una geometría específica en punteras y avance. El montaje de gama más alta corresponde al Boone 7 Disc, una bicicleta montada con monoplano SRAM Force con casete 11/32. La horquilla de precios del Trek Boone se sitúa entre los 4.499 y 3.999 €.

Por su parte, el modelo Crockett es el cuadro de aluminio para ciclocross de Trek. Al contrario que el anterior, este modelo no cuenta con el sistema de amortiguación IsoSpeed en el tubo del sillín, pero sí con la horquilla de carbono IsoSpeed. El cuadro incluye ejes pasantes de 12 mm en las dos ruedas y anclaje Flat Mount en los frenos de disco. Este modelo cuenta con geometría específica para ciclocross, desarrollada en una amplia oferta de siete tallas (47, 50, 52, 54, 56, 58 y 61). La oferta de la Crockett se concreta en dos montajes –Crockett 7 y Crockett 6–, con un precio de 3.299 € y 1.799 €. Este modelo se puede adquirir también como cuadro suelto: Crockett Disc (849 €) y Crocket para frenos Cantilever (699 €). Más información en www.trekbikes.com.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This