La Trek Superfly 6 es una bici altamente aconsejable, de aquellas que sabes que la mayoría de los usuarios harán buenas migas con ella. ¿Qué por qué? Muy sencillo. Probablemente provendrán de un diámetro inferior y alucinarán con las nobles prestaciones de las ruedas de 29”. A no ser que optemos por la talla 15,” en la que monta ruedas de 27,5 más proporcionada a la talla del jinete.

La clave, la horquilla

Ésta determina y mucho el comportamiento de una bici, y en este caso no anda coja. La RockShox Reba, con este tratamiento en negro, además de vestir la bici, le otorga un plus de confianza y tacto muy bueno, como la mejor de las horquillas. Si a todo ello le unimos que el Superfly es un cuadro con garantía vitalicia y de excelentes acabados, ya muy contrastados a estas alturas, todo ello se traduce en una compra de bajo riesgo y acierto casi seguro. Si le sumas unas ruedas tubeless y una transmisión de 2 x 10, tenemos una bici supercompetitiva con la que te puedes aventurar a pruebas tan épicas como la ION 4 Madrid-Lisboa, donde más de uno y de dos participantes la realizaban a lomos de dicho modelo.

Os explicamos en marcha

Su geometría es bastante cómoda, huye de los radicalismos y se caracteriza por ser una bici estable gracias a un tubo horizontal generoso. Para contrarrestarlo posee unas vainas traseras cortas que nos dotan de una manejabilidad destacable. Tened en cuenta que su tija tiene un leve retroceso de 8 mm que nos hace adoptar una posición un poco estirada y que se puede compensar con una tija recta para favorecer un pedaleo más agresivo en los tramos llanos o bien una potencia un poco más corta; cuestión de gustos pero siempre respetando vuestro fiting.

Una vez tubelizamos las ruedas, ganamos algo más de confort en zonas rotas y empedradas, puesto que nos permite ir algo más bajos de presión. Pensad que donde principalmente penaliza un cuadro de aluminio rígido con uno de carbono es en la absorción, así que de esta forma mitigamos este aspecto. Veréis que gracias al majestuoso balón de sus neumáticos y la baja presión, el cuadro empieza a dibujar mejor el terreno. Listos para pasarlo bien, lanzamos la bici cuesta abajo y notamos lo bien que funciona la horquilla RockShox Reba, pero enseguida apreciamos que sus frenos son demasiado sencillos para domar esta purasangre. La verdad es que no se les puede pedir más, es un freno iniciático dentro de la fantástica gama de Shimano, aunque le falta potencia, dosificación y, cuando apuramos mucho la frenada, sus discos se recalientan, vibran y no tenemos la precisión y el control de la bici que quisiéramos. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.