Scott tradicionalmente siempre ha sido una marca inquieta y proactiva que ha sabido encontrar ingeniosas soluciones técnicas en pro de ofrecer una mejor experiencia a lomos de sus bicis. Los ejemplos no son pocos.

Podríamos hablar de la liviana composición de sus fibras HMX de carbono, de su sistema de cableado ICCR o de su geometría agresiva. Pero a nuestro entender, sigue habiendo una solución técnica que brilla por encima de las demás y que asociamos inevitablemente con las bicis dobles de Scott: el vanagloriado Twinloc, la gran ventaja.

Cómo funciona el Twinloc de Scott

En los modelos actuales lo encontramos gobernando los amortiguadores Nude de FOX (años atrás también veíamos trabajar con suspensiones DT Swiss).

A través del mando de acción mecánica (por cable) podemos modificar la compresión de la horquilla y, a su vez, el recorrido del amortiguador, jugando con tres configuraciones distintas: abierto, cerrado y una intermedia llamada Traction Control. Con un clic del mando inferior saltamos del modo 1 al 2, de igual manera que del 2 al 3. Para hacerlo a la inversa utilizaremos la palanca superior.

El modo de ascenso permite que la suspensión delantera y la trasera tengan un bloqueo real, ideal para una subida estable con la máxima eficacia.

El modo de control de tracción otorga a la suspensión delantera todo el recorrido disponible, pero con una amortiguación más firme; la suspensión trasera tiene menos recorrido y modifica la geometría para mejorar la posición de pedaleo.

En el de descenso, la amortiguación está totalmente activa delante y detrás, y da todo el recorrido disponible.

Aunque el mando Twinloc es compatible con los sistemas CTD de FOX, cabe recalcar que el amortiguador Nude que fabrica FOX en exclusiva para Scott ofrece un comportamiento distinto al amortiguador CTD convencional que se comercializa.

El Nude, gestionado por el mando Twinloc, nos permite cambiar el recorrido del amortiguador y a consecuencia de ello el SAG, la geometría de la bici y la curva de progresividad gracias a sus dos cámaras de aire internas, que nos permiten variar el volumen de aire. Por ejemplo, en la posición intermedia, la Traction control, se cierra la cámara superior, algo que no ocurre con los amortiguadores CTD.

Ejemplo y referente

Hoy en día ya existen otros mandos que gestionan de manera simultánea ambas suspensiones, pero ninguna de ellas con la solvencia, fiabilidad y suavidad del Twinloc.

Posiciones muy bien diferenciadas entre ellas, sin saltos bruscos y, recientemente, en 2017, con la posibilidad de poderlo montar en la cara interna inferior del manillar en las bicis que carecen de desviador.

Gran parte del éxito comercial de la gama Spark y Genius se debe a la posibilidad de poder gestionar las dos suspensiones cómodamente sin necesidad de sacar las manos del manillar y adoptar posiciones poco ortodoxas e inseguras sobre la bici. Este ha sido un gran argumento de venta respecto a modelos de la competencia, el valor añadido, la decisión que en caso de duda vence la balanza a favor de Scott. Todo un logro saber identificar las necesidades del usuario y ofrecérselo.

Hoy en día, no en Scott obviamente, seguimos viendo bicis de precios astronómicos y en las que para gestionar las suspensiones debemos hacerlo manualmente. Todo un sacrilegio para los ingenieros de Scott, que ofrecen su mando Twinloc desde los modelos más económicos. Sin duda, la gran victoria de Scott, “un mando que los gobierne a todos…”.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.