Cuando parecía que el mountain bike español iba a firmar un doblete tras el oro para el junior Jofre Collell en la jornada del sábado, la mala suerte se ha cruzado en el camino de David Valero. Valero, que partía de la primera línea de parrilla y que a tenor de los resultados era la mejor de nuestras cartas, con el máximo respeto para Sergio Mantecón y Pablo Rodríguez llegó a tocar la medalla de oro con la yema de los dedos en el Europeo de Darfo Boario Terme (Italia).

El de Baza protagonizó una salida meteórica, para después dejarse caer un poco y a medida que se iban sucediendo las siete vueltas a un circuito técnico y duro, pero muy bello a su vez, ir a por los bikers cabeza de carrera. Y así fue como David llegó a la altura del líder, el francés Tempier, y lo superó con una facilidad asombrosa. A partir de este tiempo David iba sobrado, puede que incluso pensando en el podio y en cómo iba a celebrar la victoria, pero en el deporte, hasta que no se pasa bajo la bandera a cuadros no se puede cantar victoria.

Caída a falta de vuelta y medio yendo líder

Y en éstas, en uno de los tramos más técnicos del recorrido, la rueda delantera de la bici de Valero se le iba un poco. Trataba de controlarla y al final acaba estampado contra un árbol, que por suerte estaba bien protegido. A nivel físico no se hizo nada, cuando puedo haberse hecho mucho daño. Se levantó, enderezó el manillar de su bici y siguió a rueda de Tempier, pero poco después tuvo que echar pie a tierra, ya que a consecuencia del golpe se le estropeó el cambio.

Dolido en el alma, en declaraciones recogidas por la web de la RFEC Valero lamentaba lo sucedido. “Ha sido un fallo mío porque he cambiado de trazada, pensando que iba a ir más seguro y al final ha sido lo contrario. Me sabe mal no por mi, sino por todos, porque es un trabajo de un equipo; algo que le habría hecho mucha ilusión a los aficionados”, y añadía “me había preparado a conciencia, pero unas veces salen las cosas y otras no. Se que algún día llegará ese gran triunfo”.

La medalla de oro fue para Vogel (Sui), la plata para Absalon (Fra) y el bronce para el alemán Fumic; en una carrera en la que no estaba Nino Schurter, en la que Sergio Mantecón fue el 23º, y en la que Pablo Rodríguez tuvo que abandonar también.

Fue un domingo marcado por las caídas y por abandonos dramáticos como el de David Valero, como el protagonizado por Pauline Ferrand-Prévot, que yendo segunda sufría un pinchazo, que poco después la llevó a abandonar; en una prueba en la que el título fue para la sensación de la temporada, Yana Belomoina, por delante de Linda Indergand y la eterna Gunn-Rita Dahle; prueba en la que Clàudia Galicia hacía la 21º, después de sufrir una caída.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.