Todo iba según lo previsto. Todavía 15 kilómetros para la meta, justo antes de las primeras rampas del Blockhaus. Movistar enfilando el ‘paquete’ a fuego y todos los equipos haciendo filas para entrar bien colocados. En ese momento, de nadie sabe dónde aparece una moto de la Policía parada en el margen izquierdo de la carretera. El pelotón se encoge súbitamente. Los ciclistas del Sunweb la evitan. Uno de ellos, tras golpearse, cae. Es Wilco Kelderman. Y detrás va la fila de los Sky.

Todo ocurre tan rápido que ni siquiera les da tiempo a verlo. Los ciclistas del conjunto británico se van al suelo. Todos. Diego Rosa, Henao, Geraint Thomas, Mikel Landa… absolutamente todos los que había en el pelotón de los favoritos terminan rociados por el suelo. Thomas es el que más tarde en levantarse, doliéndose de la muñeca. Diego Rosa exclama al motorista completamente fuera de sí: “¿Ché cazzo fai?”. La frase no necesita traducción. En ésas, Mikel Landa ya se ha levantado y puesto en marcha para tratar de enganchar. El Giro se escapa.

mikel-landa-moto-giro-blockhaus-sky

Y tanto. Porque apenas dos minutos después, Mikel Landa ve que algo falla. No puede dar pedales. Su compañero Henao trata de ayudarle e incluso le da algún que otro empujón. Thomas también se levanta y, pese a estar lleno de abrasiones, en cuestión de dos kilómetros pasa por delante de Landa, que pedalea lo que puede, sin cadencia ninguna. Entró en meta a 27 minutos de Nairo Quintana.

“He subido como he podido, con una pierna. Tengo un fuerte golpe en todo el lateral. Supongo que será muscular, ahora lo miraremos y espero poder recuperar en la crono”, ha dicho después. El Giro, al menos su ambición de llegar a Milán de rosa, se ha terminado para él. Pero aún hay montaña por delante para tratar de enmendarlo buscando etapas. Su gran objetivo de la temporada se ha visto tirado por tierra por culpa de la imprudencia de una moto, aunque él cree que los principales responsables son los ciclistas: «Esto pasa por nosotros. Queremos pasar todos y no cabemos». También Dumoulin se ha quejado tras perder a un gran apoyo como Kelderman, pero sí achacaba la responsabilidad al vehículo: «Esto no debería pasar jamás. ¿Qué hacía esa moto ahí? Muy decepcionado por Wilco», se lamentaba.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This