Los que tenemos un poco más de edad conocemos bien al Doctor Bacterio, de cuya menta privileagiada podría haber salido esta mountain bike dotada con uba pequeña turbina, que cuando se pone a trabajar se convierte en un cohete.

Personalmente, nunca nos subiríamos a ella, pero siempre está bien dar cabida a la gente más imaginativa, como la del ingeniero ruso Igor Negoda.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.