A pesar de los palmeros y los propagandistas, esta Vuelta a España está siendo un desastre. Lo es ya por el mero hecho de que la primera etapa se convirtiera en un paripé que no contó para la clasificación general. Todo por un afán innovador cuyo sentido no saben explicar ni sus propios responsables. Tras el esperpento del primer día en Puerto Banús, hemos visto de todo, y casi todo malo: la bochornosa expulsión de Nibali, autovías, recorridos por parajes horrorosos, el intento de robo (o vete a saber qué) de una Cannondale en plena etapa, carreteras peligrosas que provocan caídas, perfiles oficiales de las etapas que anuncian desniveles acumulados que nada tienen que ver con la realidad, finales en alto que no sabemos si acaban en “sterrato” o no, largos traslados para los ciclistas, autovías y rotondas, finales en la enésima cuesta de cabras que es una loa a la especulación urbanística que ha generado la peor crisis económica de los últimos treinta años, más autovías…

Todo ello deslucido, más si cabe, por una calidad de imagen en TV que dudo mucho de que sea en alta definición, una retransmisión caótica, nula información sobre los lugares de paso, unos horarios incomprensibles para tratarse de un evento nacional y retransmitido por la TV pública, desconexiones, tomas en línea de meta que apenas nos dejan ver quien ha ganado la etapa, cortes de publicidad… Piensen en la calidad de la imagen que emite el Tour de Francia, en las horas de retransmisión televisiva, en la información turística que sí narran sobre los monumentos franceses… y comparen con esta Vuelta. Lo cierto es que es difícil no sonrojarse ante tal comparación.

A nivel deportivo, la cosa no es que sea tampoco para tirar cohetes. A pesar de la tan cacareada “mejor participación de la historia”, las etapas apenas se disputan. Se forma una escapada a las primeras de cambio y así vamos hasta la meta. Los puntos de interés o dificultades a mitad de las etapas son nulos, y todo se deja para el enésimo final en cuesta, con el resultado de crear un enorme desinterés por lo que pasa durante el resto de la etapa. Eso sí, Unipublic se jactaba al presentar el recorrido de que esta Vuelta 2015 tenía una docena de finales inéditos en cuesta… como si una memez tal añadiera algún tipo de valor por sí sola. En realidad, creo que si de algo vive el ciclismo de carretera es de la tradición, especialmente la generada por sus pasos de montaña: ¿entenderíamos una edición del Tour sin ninguno de sus tradicionales Tourmalet, Aubisque, Aspin, Galibier, Alpe d’Huez, Izoard o Croix de Fer? ¿Cuáles son los puertos de montaña emblemáticos de la Vuelta a España?

Pero todo lo que empieza mal siempre puede ir a peor y en el caso de la Vuelta a España así ha sido. El derribo de Peter Sagan por parte de una moto de la organización ha generado una gran polémica en las RRSS. Sagan era uno de los pocos grandes nombres del ciclismo realmente implicado en la carrera y el día de su derribo, camino de Murcia, contaba con muy serias opciones de ganar. Pese al claro atropello y fuga por parte del motorista, muchos se han empeñado en defender a la organización, incluso insinuando que quizás Sagan había dado un bandazo y reprochando al ciclista su rabia tras la caída (por cierto, vean el vídeo hasta el minuto 1’05» y juzguen el gesto del conductor del coche médico). Llegué a escuchar a Óscar Pereiro contemporizar con el elaborado argumento de que el motorista “no tenía la intención de tirar a nadie”… (risas enlatadas y aplausos, por favor).

En fin, este es el nivel. Un nivel que, ya me sabe mal decirlo, está acorde con la mala gestión que percibimos de este país en cada telediario. Pero bueno, no se asusten, mientras sigan teniendo sus palmeros y propagandistas, no creo que los de Unipublic se enteren de lo mal que lo están haciendo (tampoco creo que se enteren los de TVE, aunque estos probablemente sufren otros problemas de un calado mucho mayor). Pese a ello, deberían tomar nota de un principio básico del ciclismo en España: debería ser una excusa perfecta para promocionar el turismo. A partir de ahí, la Vuelta cobraría sentido, sería un instrumento válido para generar otros recursos, otros inversores… Pero con estos recorridos y estas retransmisiones, en fin, lo veo complicado…

Un último apunte. Hace unos meses un informe de la UCI daba a entender que la Vuelta a España podría reducir su formato de tres a dos semanas. Los palmeros y propagandistas pusieron el grito en el cielo. Bueno, pues este año ya podemos descontar la primera etapa además del tradicional paseo del último día… De 21 etapas teóricas ya podemos quitar dos. Nos quedan 19. Ya estamos más cerca del objetivo.

¡Feliz pedalada!

David Suárez es director de Arueda.com
dsuarez@arueda.com – @dsuarez_arueda

2 Respuestas

  1. David Suárez

    Andrés, obviamente lo Sagan, y especialmente lo de Nibali, no es culpa de Unipublic. Creo que en el caso de Sagan deberían haber mostrado más interés público por un corredor que estaba dando espectáculo y acallar a los que le criticaban por su monumental cabreo. A mí la impresión que me ha está dejando esta Vuelta es muy pobre, a nivel organizativo y de comunicación, Ojalá mejoren en lo que queda. Hoy hay una gran oportunidad con la etapa de Andorra. Veremos. ¡Gracias por comentar!

    Responder
  2. Andrés

    Hombre David, perdona que muchos discrepemos de muchas de las cosas que dices. Evidentemente hay cosas que no tienen perdón como el diseño de la primera etapa o el "notas" de Chiclana en chanclas. Pero no puedo estar de acuerdo en otras muchas cosas; la moto tiró a Sagan por accidente, ya paso en SS e incluso ha pasado en el Tour, no creo que sea exclusivo de La Vuelta, cada vez hay más prensa, tv, fotógrafos, motos neutras, jueces,… eso es algo que debe mirar la UCI a quién permite ir en carrera. Y lo de Nibali, a muchos nos parece perfecto, un superclase como él no puede hacer eso, no ya por lo injusto para los demás, sino por la imagen que da una estrella del ciclismo de este deporte. Merecía la expulsión, no vale con una penalización y que luego gane 3 etapas y ayude a Aru a ganar la general, para mi han actuado perfectamente.

    Pero hablando de cosas importantes, la participación de este año es excepcional e incluso Froome está siendo todo un profesional dándolo todo, falta Alberto, pero tenemos a los mejores corredores. Y en cuanto al recorrido la dureza la ponen los propios corredores, por poner un ejemplo en la etapa de la Alpujarra había terreno de sobra para montar espectáculo con terreno rompepiernas, rampas duras y carreteras estrechas, lo que pasa es que el ciclismo de hoy ya no lo podemos interpretar como el de antaño, está todo muy igualado y los corredores punteros se la quieren jugar en el último km excepto en etapas puntuales , aquí y en el Tour.

    Y tampoco estoy de acuerdo con que el recorrido sea flojo, la etapa de Andorra no tiene un metro llano, la de la Fuente del Chivo promete ser preciosa en el corazón de Asturias y la de la Sierra de Madrid tiene todos los puertos "con solera" de la historia del ciclismo español. Ahora sólo hace falta que los equipos juegen ofensivamente y no lodejen todo para el último km… pero me temo que el ciclismo actual no deja margen a eso. En definitiva no se puede juzgar la vuelta por la primera semana, en el Tour tampoco pasa nada que no sean caídas (o ahora el pavé). Habrá que dejar tiempo para valorar en global.

    PD: En cuanto a la calidad de la retransmisión es cuestión de presupuesto, cosa que TVE parece que anda escaso, bastante es que sigan implicándose. Prefiero que sigan con esa calidad y a cambio emitan el resto de pruebas protour y las vueltas y clásicas nacionales. En fin, un saludo y a seguir con vuestra página de la que soy un asiduo.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This