Se agotan ya los calificativos para definir la temporada 2017 que está completando Alejandro Valverde. Por si todo lo que llevaba era poco, hoy se ha llevado por cuarta vez en su vida la Lieja-Bastoña-Lieja. La última prueba del Tríptico de las Ardenas, que pone fin a lo que conocemos como la Primavera Ciclista. Y esta vez, el ‘Bala’ tenía un motivo especial para ganar. Alzar las manos con los índices apuntando al cielo en recuerdo a Michele Scarponi, trágicamente atropellado ayer. “Era un muy buen amigo mío. Todo el ciclismo se quedó helado cuando supimos de su pérdida”, ha dicho tras la carrera visiblemente emocionado.

Pero el gesto humano de Valverde va más allá. Porque además de dedicarle la victoria a él y a su familia, el murciano ya tenía decidido desde esta mañana que en caso de ganar donaría el importe económico del premio a los familiares de ‘Scarpa’. Así lo hará. Detalles como este agrandan la leyenda de un corredor que se ha convertido ya en único en el ciclismo español. El hombre que ha sido capaz de lograr que en nuestro país, con una cultura ciclista completamente enraizada en las grandes vueltas, nos fijemos en las clásicas de cotas. Antes de él, pocos ciclistas españoles se la ponían como objetivo.

Diseñada por Movistar

Cualquiera que haya visto la carrera podría decir que el desarrollo de la misma estaba diseñado por Movistar, y el resto de equipos han sido meros acompañantes, con rivales que iban poco menos que al matadero. Y se le podría dar la razón. Los telefónicos no tuvieron excesivos problemas para controlar la carrera. Es más, cuando vieron que ningún otro equipo echaba una mano para atar en corto a los fugados del día, simplemente pararon. La escapada cogió 11 minutos y, ahí sí, Sky y Orica empezaron a entrar.

alejandro-valverde-lieja-bastoña-lieja

Valverde llora de emoción al dedicarle la victoria a Scarponi.

Después tampoco es que hubiera muchos intentos desde lejos por desarbolar la maquinaria azul. Cuando el pelotón puso ritmo de caza, la escapada tenía incluso opciones de llegar a meta así que la propia viveza del ritmo hizo que muchos se pensaran intentarlo de lejos. Conclusión: estaban yendo a una derrota segura si todo se mantenía así. La Redoute la pasaron todos de la mano, y la Roche aux Faucons sólo vio un intento de varios segundos espadas con presencia de Omar Fraile y Nathan Haas entre los que se coló, como ya hiciera en la Flecha, Winner Anacona como elemento disuasorio.

Anthony Pérez (Cofidis) salió de la fuga y estuvo unos kilómetros en solitario, y precisamente en esa cota su compañero de equipo Stephane Rossetto salió también de ese primer grupo. Por detrás lo intentó un grupo ya más serio con Vuillermoz, Vilela y Sam Oomen entre otros, pero tampoco llegó a tener nunca más de 20” sobre un pelotón en el que Movistar y Sky siguieron tirando con fuerza.

Al acecho de Merckx

En Cote Saint-Nicolas fue Henao el que movió el árbol junto con Albasini, cazados ambos luego por Ion Izagirre. Justo al coronar, ya viendo la meta, Davide Formolo lanzó un fuerte estacazo y se mantuvo por delante hasta la bandera roja del último kilómetro. Omar Fraile también probó, sin suerte. Ya enfilando la recta anterior a la llegada en Ans, Dan Martin soltó amarras y ganó ventaja. Pero Valverde iba midiendo las distancias. A 500 metros de meta lanzó el sprint. De primeras sólo se fueron con él Bardet y Albasini. Primero cayó el francés. Después, el suizo. Valverde alcanzó a Martin y lo remató con autoridad. Índices al cielo y lágrimas por ‘Scarpa’.

Martin fue segundo y el podio lo cerró Kwiatkowski a tres segundos del murciano. Con esta ya lleva cuatro ‘Liejas’, con lo que se pone en el segundo puesto histórico en la ‘Decana’. Por delante suya, sólo Eddy Merckx. Y también en el total de victorias en el Tríptico de las Ardenas se coloca segundo al acecho del Caníbal. Son nueve las de Alejandro, por 10 del mítico ciclista belga. Pero esta es, a buen seguro, la más especial a la vez que amarga de las cuatro. La más humana y más emocionante por la dedicatoria a su amigo. Y el cumplimiento de la promesa en su honor que hizo esta mañana. Ya es difícil encontrar calificativos para definirlo, pero hoy ha conseguido engrandecer aún más la figura de uno de los mejores ciclistas de la última década.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This