Como el Ave Fénix, resurgió de sus cenizas. Alejandro Valverde ha dado un paso más en el aumento de una carrera de leyenda que se acerca paso a paso a las 100 victorias como profesional, y lo ha hecho ganando a lo grande la decimosexta etapa de este Giro de Italia, con final en Andalo. Una jornada que se suponía de ‘media montaña’, con dos puertos catalogados como de segunda categoría y final en uno de tercera, pero en la que sin duda la organización se ha quedado corta.

Los dos puertos eran de Primera, como mínimo. Y a consecuencia de ello ha pasado lo que ha pasado: que la carrera se ha roto en incontables pedazos y los favoritos han llegado a la meta cada uno como buenamente ha podido. El líder Kruijswijk ha resistido sin mayores dificultades y parece mucho más sólido a medida que pasan las jornadas. Pero lo cierto es que Valverde ha vuelto a meterse en la general tras el mal día que tuvo en Corvara el pasado sábado. Y la etapa ya no se la quita nadie.

A tumba abierta

Desde que empezó el Passo della Mendola la carrera fue literalmente a todo gas hasta meta. Coronaron apenas una docena de corredores, y entre ellos no estaba Esteban Chaves. Como era el segundo de la general, el ‘Tiburón’ Nibali olió la sangre y puso a tirar a su compañero Kangert. Por detrás Chaves contaba con dos subalternos, pero el ritmo era tan frenético –antes del puerto final la media era de 47 por hora– que lo único que pudo hacer fue mantener un retraso de unos 30 segundos.

La carrera quedaba entonces reducida a esos dos grupos. Uno con Kruijswijk, Nibali, Valverde y Zakarin y otro donde venían Chaves, Urán, Majka y Pozzovivo. Ambos con más agregados. El caso es que las distancias se movieron siempre en el entorno del medio minuto, hasta que comenzó el ascenso a Fai Della Paganella y todo lo que estaba roto se terminó de destrozar.

Nibali se hunde

Es curioso, pero el mismo ‘Squalo’ que había olido sangre y se había lanzado a por su presa colombiana terminó siendo rematado por todos. Apenas quedaban seis corredores en cabeza cuando, tras una salida inicial de Zakarin que neutralizó el propio Kruijswijk ejerciendo de patrón, fue Valverde el que probó suerte. Llegó el líder, llegó el ruso… y Nibali se abrió.

Primero se agarró a Firsanov para tratar de llegar, pero tras una ‘conversación’ con Zakarin el ruso del Gazprom-Rusvelo se abrió y dejó al italiano solo en su persecución. Por detrás Chaves había dejado a todos sus acompañantes salvo Pozzovivo y Majka. El colombiano llegó hasta Nibali y siguieron manteniendo ese medio minuto de desventaja en lo que era, por parte de todos, una completa huida hacia adelante.

nibo

En la última rampa de Fai Della Paganella Chaves volvió a abrir gas en un desesperado intento por alcanzar al trío cabecero y Nibali volvió a ceder, totalmente vacío. En los últimos cinco kilómetros de la etapa, la leve subida final a Andalo, el italiano se dejó más de un minuto para llegar a meta con 1’45” de retraso.

Ganar en las tres grandes

Mientras Zakarin, a base de zapatazos y sin mirar hacia atrás, llevaba hasta meta al trío ampliando la ventaja con sus perseguidores, segundo a segundo, Valverde y Kruijswijk medían las distancias para disputarse la etapa. El murciano aprovechó una de sus mejores condiciones como es la punta de velocidad cuesta arriba para imponerse con autoridad en la meta y sumar su primera etapa en el Giro de Italia.

Con esto rompe otra barrera más en su carrera: la de ganar etapa en las tres grandes vueltas. En total ya suma 14 y es el segundo español que más ha conseguido. Por delante tiene a Miguel Poblet con un récord de 26 que se antoja inalcanzable. Valverde comparte esa segunda posición con Juan Manuel Fuentes ‘Tarangu’ y Joaquím ‘Purito’ Rodríguez, éste último aún en activo. Ambos pelearán por aumentar ese bagaje antes de terminar su carrera.

Faltan cinco días y Kruijswijk sigue siendo el líder sólido del Giro. Ahora Chaves se mantiene segundo, pero ya a tres minutos justos. Valverde ha logrado volver a entrar en zona de podio, a 3’23”. Nibali se queda a 4’43” y Zakarin, a 4’50”, cierra el Top5 de la carrera. Majka, tanto por distancia -a 5’34”- como por sensaciones, parece que bastante tendrá con aguantar su puesto y no ir más hacia atrás. Pero aquí cada uno ha tenido un día malo hasta ahora. Menos el líder. Lo que nadie le quita ya a Valverde es esta etapa, y ser el decimocuarto español que ha logrado alzar los brazos en las tres grandes vueltas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This