Si el jueves demostró que estaba bien, la victoria de hoy de Alejandro Valverde ha sido toda una exhibición de superioridad en el alto de Las Canteras. Una subida corta pero muy explosiva, de esas que ya abundan en la Vuelta a España y que las carreras más pequeñas de la geografía española están imitando en cada edición que celebran.

El caso es que el de hoy sí era ya un test serio. Llegada de las que se le adaptan perfectamente, un muro del 17% en los últimos 600 metros. Parecido al Mur de Huy que se sube en la Flecha Valona de la que es el rey. Valverde ha ido midiendo y madurando a sus rivales. Primero Amaro Antunes que lo intentó a dos kilómetros. Muy pronto. Se le hizo largo. Luego a los Astana, reconvertidos en equipo jefe que asume responsabilidades.

Y después, a Adam Yates. El británico lo intentó con 900 metros para meta y por un momento pareció que el hueco podría valerle. Pero Valverde miraba a lado y lado. Se abría, cogía la cabeza del grupo. Se dejaba llevar. Volvía a medir distancia. Y con 500 metros, zas. De menos a más ya hasta meta con esa arrancada que sólo tiene él en el pelotón.

“Tengo dos caballos más”

Superó a Yates sin mayor problema, cambió la trayectoria y lo dejó de rueda, consiguiendo la segunda victoria de  la temporada y sentenciando del todo la carrera. Ya es suya: “Me sabe fenomenal, estoy contentísimo. Sólo he tenido que rematar la gran faena que ha hecho todo el equipo, a quien le agradezco su trabajo. Ha sido un día difícil porque nos han atacado por todos lados”, ha dicho.

Además, se ha permitido el lujo de bromear sobre su recuperación tras la lesión. Dice que vuelve “igual o más fuerte” y se le ocurre una posible razón: “Me han debido poner dos caballos más con los tornillos de la rodilla”, afirma entre risas a Eurosport. Van dos victorias en seis días de competición.

Sky, sin premio

El gran perdedor de la jornada es el equipo Sky. Wout Poels ha intentado agarrarse al grupo de los favoritos, pero su ritmo no es el de aquel 2016 en que ganó la carrera. El neerlandés ha tirado de clase y casta para mantenerse ahí justo hasta que Valverde ha lanzado el hachazo final. Pero ha ido todo el puerto haciendo la goma.

De todas formas, no se puede decir que los británicos hayan estado fuera de carrera. El equipo lo ha intentado en el terreno previo a la subida final con varias escapadas, entre ellas un ataque de Kwiatkowski y mucho juego táctico. Movistar estaba sufriendo más de la cuenta y ha sido el propio Valverde quien ha tenido que salir en busca de un tercer hombre cuando Kiriyenka y el polaco ya estaban por delante. En cualquier caso, en finales como el de hoy el murciano ha vuelto a demostrar que no tiene quien se le acerque.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This