Van Avermaet se corona Rey de la Primavera en Roubaix

La primavera ciclista tiene un nuevo héroe. Greg Van Avermaet se ha hecho con la París-Roubaix confirmando una temporada de clásicas espectacular. Una gran victoria del campeón olímpico que la suma a Omloop Het Nieuwsblad, E3 Harelbeke y Gent-Wevelgem. Sólo le ha faltado vencer en Flandes, donde terminó siendo segundo por detrás de Gilbert. El corredor del BMC ha ganado a pesar de haber estado durante muchos kilómetros prácticamente fuera de carrera. Y ahí donde lo vemos, este es el primer Monumento de su carrera.

Van Avermaet tuvo una doble avería en el tramo de Monchaux-sur-Écaillon, faltando todavía 120 kilómetros para la llegada, y llegó a tener más de un minuto perdido con el resto de los favoritos. Pero acabó entrando gracias a sus compañeros de equipos –entre ellos Fran Ventoso- y volvió a la vida. Tanto así que ha terminado llevándose a casa el primer Adoquín, y eso que él siempre ha dicho que se encuentra más cómodo en Flandes que en Roubaix.

Buena parte de la carrera se la debe a un Daniel Oss que ha hecho un trabajo excepcional y mostrado piernas para mucho más de lo que finalmente ha dictado la clasificación general. El italiano se marchó con Stuyven, Sagan y Bodnar en el tramo de Wandignies. Pero el campeón del mundo pinchó, en la que fue la primera de muchas averías. Se quedó de nuevo en el grupo grande –donde para esa altura iban juntos todos los favoritos, y empezó a remar de nuevo.

Sin tregua

La carrera no tuvo ni un momento de respiro. Baste decir que los casi 80 kilómetros que separan la línea de salida del primer tramo de pavés se cubrieron a una media de 50 por hora y sin que se llegase a hacer la fuga. Las escapadas que se montaron después ya fueron ataques en toda regla. Lo intentó Démare sin mucho éxito todavía con 65 para meta. En las cinco estrellas de Mons-en-Pévèle Sagan volvió a moverse con fuerza y con él se fueron Stybar y Roelandts en busca de Oss, que había dejado a Stuyven y marchaba solo.

Pero no era el día de Sagan, que volvió a averiar. Por detrás, Boonen tensaba la cuerda y seleccionaba el grupo sin llegar a romperlo del todo. Algo que sí hizo, poco después, Van Avermaet. Se fueron con él Langeveld, Gianni Moscon y Stuyven, que los vio pasar y se pegó a ellos. Así se formó el corte que a la postre sería definitivo. Oss se dejó cazar y tiró por su compañero delante. Por detrás, Boonen estaba demasiado solo y Degenkolb –y el resto de equipos- no estuvieron por la labor de echar una mano.

En el Carrefour de L’arbre, el último gran tramo de la carrera, Van Avermaet pasó primero y fue cortando rivales. Stybar se pegó a su rueda y Langeveld aguantó como buenamente pudo. Lo suficiente para salir del pavés con ventaja sobre Moscon y Stuyven, y plantarse los tres en el velódromo. Una vez ahí, el típico juego de miradas y cambios de trazada al aire libre. Incluso entraron los dos de atrás. Moscon, nada más llegar, hizo lo que hay que hacer: tirar hacia delante. Pero estaba demasiado justo. Stybar lanzó el sprint a 300 de meta para ser superado por Van Avermaet, que se ha coronado en Roubaix. Langeveld ha completado el ‘cajón’.

Boonen se retira sin premio

Finalmente Boonen se retira sin el premio del Quinto Adoquín. Se queda empatado con cuatro con Roger De Vlaeminck. ‘Tommeke’ estuvo mal colocado en muchos de los momentos importantes de la carrera, pero a la vez fue valiente y tensó la carrera en primera persona en algunos tramos adoquinados de gran dificultad. Sin embargo, se le escapó la carrera cuando el grupo en el que iba le dejó a él todo el peso de la persecución en el corte decisivo.

Se acaba así una carrera deportiva de auténtica leyenda, y precisamente con una temporada de piedras en la que la fortuna ha sido esquiva para un corredor que, eso sí, lo ha dado todo en sus últimas carreras. Boonen es la última gran estrella –junto con Gilbert- del ciclismo belga. El último gran clasicómano hasta la fecha. Y no es un testigo que pueda asumir cualquiera.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.