VIAJE A GOLDEN COAST, LA PUERTA SIN RETORNO

Queda poco de interés en este camino en el que los ingleses tuvieron que aparcar sus modales para abrirse paso hacia el norte; pero la historia reaparece en Kumasi. Si quieres poner a prueba tu sentido de la orientación, piérdete por el Kejetia Market, el mayor mercado abierto de África; un cautivador hormiguero humano de mercaderes, un laberinto gigante de etnias vendiendo frutas, telas y quincalla a cielo abierto. Difícilmente pasarás inadvertido porque apenas llega el turismo y menos en bicicleta, pero búscate un guía que te ayude a salir de allí si no quieres perder el avión de vuelta. Intenta sacar de la tierra la espada de Okomfo, que lleva tres siglos clavada en tierra como símbolo de la unidad del pueblo Ashanti.  0013 DSC 0348Los pueblos artesanos alrededor de Kumasi son mis próximos destinos antes de coger la ruta hacia Cape Coast; en Ntonso y Bonwiré hay un vivero de creadores, tintoreros y tejedores y estampadores que preservan la antigua cultura Kente. Un viaje por la creación africana en estado puro.

Hacia Cape Coast

La vuelta hacia la costa, aparte del Lake Busumtwe, ofrece poco más que la grata sensación de estar perdido en África, no necesito más: pedaleo bajo un sol al que mejor no plantar cara hacia el mediodía pero con un cielo inmenso y radiante. La vegetación aumenta camino del mar. Los alojamientos son dignos, no tanto la comida; creo que me van a salir plumas con tanto pollo; estoy esperando llegar a la costa para probar un buen pescado. Me quedo a pocos kilómetros de Cape Coast.

5 AM, despierto al conserje que duerme sobre un libro de contabilidad; me ofrece un café y unas tostadas; me voy cuando todavía no ha amanecido esquivando las horas de más calor y guiado por el rumor del oleaje; decenas de estudiantes desfilan por la cuneta. La carretera hecha trizas por los temporales, llego a la costa sin querer preguntar a nadie, pedaleando sin rumbo fijo, a la deriva, rebotando por las calles plagadas de señas coloniales de esta ciudad costera con tanta historia que explicar; amanece en Cape Coast.

0001 DSC 0583-1
En la playa, restos de cañones portugueses evocan un pasado agitado y tumultuoso. Los europeos cosieron esta costa de fortalezas desde aquí hasta Benin, mi destino final; primero fueron asentamientos militares para seguir de cerca las exploraciones en busca de oro; después, con la demanda de mano de obra resistente a las enfermedades en los cultivos de azúcar en las Antillas, las cisternas de estos castillos se convirtieron en mazmorras repletas de hombres, mujeres y niños que aguardaban turno antes de emprender su viaje sin retorno.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.