Hace 25 años nacía el Programa Español de Vías Verdes. Ya en el año 1994 se creó y registró la marca Vías Verdes en la Oficina Española de Patentes y Marcas; hoy existen en España más de 123 vías verdes.

En un mundo en alza como el cicloturismo, las Vías Verdes deberían ser uno de los destinos predilectos.

Y uno de los motivos es que hay infinidad de Vías Verdes a lo largo y ancho de España123 que suman más de 2.600 kilómetros, con más de 100 estaciones rehabilitadas y que acogen nuevos usos turísticos–.

Se trata de rutas debidamente señalizadas, de fácil acceso, a lo largo de las cuales están distribuidos todos los servicios necesarios y que además atesoran una gran riqueza paisajística y cultural. Y, quizás que esto sea lo más importante, cualquier aficionado al cicloturismo puede aventurarse en ellas.

Tal vez en ocasiones den la sensación de ser un destino para cicloturistas que no tienen mucho nivel, para domingueros, pero también pueden ser el destino perfecto para bikers con muchos kilómetros en sus piernas, ya que muchas de ellas son de largo recorrido y pueden servir hasta de entrenamiento.

Son las Vías Verdes un destino vacacional perfecto para disfrutar con los amigos o con la familia, en las que es difícil sufrir un percance y en la que todo está más o menos bajo control; solo hay que ir con cierta cautela encima de la bici, ya que se trata de un espacio compartido con el resto de los usuarios de las Vías Verdes. La mayoría son las personas que realizan excursiones a pie, pero también las hay habilitadas para realizarlas a lomos de un caballo, así que en estos casos hay que ser aún más prudente.

Las Vías Verdes empezaron a gestarse en España hace 25 años, tomando como referencia las greenways de Gran Bretaña y Estados Unidos.

El inventario de entonces arrojó la cifra de 7.600 kilómetros de líneas ferroviarias que ya no tenían servicio ferroviario o que nunca llegaron a tenerlo, y que por tanto se podían adaptar para su uso recreativo. 25 años después, su número es de 123 y cada una tiene su propia historia y belleza.

Las primeras que vieron la luz fueron la del Carrilet Olot-Girona y la de la Sierra en Cádiz-Sevilla, en 1993 y 1994, respectivamente. Les siguió la de La Safor, Esla y Pas en 1995.

A día hoy, las más concurridas son la del Carrilet, la de la Senda del Oso (Girona) y la de la Sierra. Una propuesta de ocio sobre ruedas que no deja de crecer y que este verano bien podría ser uno de tus destinos cicloturistas.

Si te ha picado la curiosidad, y quieres conocer más sobre las Vías verdes, solo tienes que entrar en su página web y encontrarás toda la información que necesites.

Texto de: Celes Piedrabuena

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.