Espectacular no, lo siguiente, ha sido el inicio de la Copa del Mundo de MTB de Mont-Sainte Anne (Canadá), un circuito delicado, duro, técnico, con muchas secciones técnicas, zonas de piedras, saltos de vértigo, alguna que otra losa y una propuesta que en definitiva exigía el máximo a los descenders, más aún con la presencia de la lluvia y el barro que ha condicionado el desarrollo de las carreras. Myriam Nicole (Commençal) y Aaron Gwin (YT) pasaban a la final con los mejores tiempos, aunque después la carrera puso a cada uno en su sitio.

¡QUÉ FORMA DE BAJAR DE TAHNEE SEAGRAVE!

Tahnee Seagrave no estuvo especialmente fina en la calificación, en la que hizo el cuarto mejor tiempo, a cinco segundos de Myriam Nicole, pero a la hora de la verdad la británica estuvo enorme, destrozando el mejor registro que hasta su concurso estaba en posesión de la suiza Emilie Siegenthaler. Ya desde el primer metro, la británica de Transition Bikes se mostró muy agresiva, yendo en todo momento p0r el sitio y sólo cometiendo un error encima de una piedra, resbaladizas por la lluvia, en el interior del bosque. Se le bloqueó al rueda delantera, pero ni por esas aflojó su ritmo. -3.910, -7.734, -9.211, -10.335 y -12.753 fueron todos los parciales hasta llegar a meta.

La de Mont-Saine Anne era su primera victoria de la temporada, beneficiándose en parte de una Rachel Atherton que no parece recuperada del todo, como sino estuviera del todo segura y concentrada en sus bajadas, salvando de hecho, ni ella sabe cómo, una caída de consideración; de una Tracey Hannah que llegó a línea de meta con el neumático posterior pinchado y de una Myriam Nicole que nada pudo hacer ante el tiempazo de Tahnee.

AARON GWIN NO ES DE ESTE MUNDO

Si la prueba femenina estuvo marcada por las condiciones húmedas que marcaron la carrera, en la masculina la lluvia hizo daño de verdad y condicionó del todo el desarrollo de la prueba. Durante muchos minutos parecían que un desconocido Dean Lucas (su mejor clasificación hasta la fecha en la presente Copa del Mundo era un 14º) iba a llevarse la victoria, siendo favorecido el de Intense por salir en el mejor de los momentos, mientras que los mejores sudaron la gota gorda para completar un recorrido que parecía una pista de hielo. Cosas de las carreras, que diría aquél, y no es la primera vez que sucede.

El primero que parecía que iba a lograrlo fue Danny Hart. El de Mondraker, que se defiende de maravilla en la lluvia, tal como demostró en su día en un Mundial para la historia (Champery 2011) sólo fue mejor que Lucas en un parcial, aunque al final hizo +0.362. El británico puso cara de no dar crédito. El francés Loic Bruni también discutió el triunfo sorprendente de Lucas en un sector, pero el que lo discutió de verdad fue Aaron Gwin, que bajó como un cohete. -0.625, -1.620, -2.00, -1.445 y -1.1058 para el de YT, marcando al final 4:19.246, -1.058 que el mejor tiempo de Dean Lucas, que antes de empezar jamás soñó con estar en el podio.

Fue una carrera de supervivencia, en la que completar el recorrido ya era digno de aplaudir, y en la que el ganador, Gwin, llegó a bajar 16″ más lento que en la calificacicón, lo que ya lo dice todo.

Además, tras Canadá, la general queda en un pañuelo, con Minnar con 932 puntos, por los 899 de Gwin y los 855 de Troy Brosnan. Todo puede suceder en Val di Sole (Italia).

Tras esta cita, a la Copa del Mundo DH sólo le queda la prueba de Val di Sole (26 y 27 de agosto), antes del Mundial en Cairns (Australia), del 5 al 10 de septiembre, pero antes, mañana, Nino Schurter buscará una nueva victoria, con David Valero queriendo luchar por el podio, en el Cross Country.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.