Volvió el Alberto Contador (Trek-Segafredo) que todo el mundo recordará con el paso de los años, ese corredor ofensivo y espectacular que solo corre por y para ganar explotando hasta la última de sus posibilidades. Un Alberto que si bien ha dejado de ser claramente superior a sus rivales ha mantenido ese espíritu de lucha y determinación intactos a lo largo de su carrera.

La última etapa de la París-Niza disputada ayer, sobre el ya conocido circuito montañoso por el Col d’Èze, fue el lugar elegido para su enésima exhibición. Una entre tantas, y que como en muchas otras ocasiones, tampoco le sirvió para alcanzar la victoria. Aunque fue líder virtual de la prueba durante gran parte de la etapa, su ataque a 50 kilómetros de meta solo lo llevó hasta el segundo lugar del podio, a solo dos segundos de un Sergio Luis Henao (Sky) que cruzó la meta a 21 segundos del vencedor de la etapa, David de la Cruz (Quick-Step). Mención aparte merece también la actuación del catalán Marc Soler, quien ya demostró su excelente estado de forma el sábado al llevar hasta meta a su líder Gorka Izaguirre, y que ayer peleó de nuevo por los puestos de honor, y de tú a tú, frente a los mejores ciclistas del planeta. El ganador del Tour del Porvenir 2015 sigue creciendo a pasos agigantados y ya es un corredor muy a tener en cuenta en el máximo nivel competitivo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This