La 101 edición del Giro de Italia se cerró ayer con la ya clásica etapa intrascendente por las calles de Roma. Chris Froome ha conseguido en esta edición lo que parecía imposible mediada la carrera. Con claros síntomas de debilidad, el del Team Sky sufría en las primeras etapas de montaña para seguir el ritmo de los mejores y llegó a la última semana de carrera con lo que parecían muy pocas opciones, ni tan siquiera para alcanzar el podio. Pero una buena crono y, sobre todo, una inesperada exhibición en la etapa reina de los Alpes, con una arrancada a 80 km de meta, le valió para llevarse un Giro que, aun así, estará en entredicho hasta que la UCI se pronuncie sobre su positivo por salbutamol en la Vuelta 2017. Además, de la victoria del renacido Froome, la corsa rosa ha dejado otras imágenes espectaculares y también varios hundimientos no menos relevantes. Chaves, Yates y Pinot perdieron minutos en días clave cuando todo parecía indicar que andaban en buena forma. Finalmente, Dumoulin (muy regular durante toda la carrera) y Miguel Ángel López (de menos a más) han cerrado el podio de este Giro 2018:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This