El campeón del mundo Peter Sagan se impuso hoy en la 116ª edición de la París-Roubaix. El eslovaco cimentó la conquista de su segundo monumento (tras el Tour de Flandes 2016) con un ataque sobre el asfalto a unos 55 km del final. Sagan dio continuidad a un movimiento de su gran rival, Van Avermaet, sorprendió al resto de los favoritos y, tras una buena actuación de su equipo, controló la carrera en todo momento. Al poco, Sagan alcanzó a los tres supervivientes de la fuga –Dillier, Wallays y Bystrom– para tirar a tope de ellos hasta que solo el campeón suizo del AG2R, Dillier, logró aguantarle la rueda. El dúo, Sagan-Dillier, colaboró para mantenerse fuera del alcance de sus perseguidores (Van Avermaet, Tepstra, Vanmacke, Stuyven…) hasta el velódromo de Roubaix. Una bonita edición del Infierno del Norte, con 29 tramos adoquinados (55 km en total) sobre 257 km y que se ha corrido a una media de 43,5 km/h.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This