Volvo Cars y la marca POC, conocida por sus cascos de bicicleta, se han aliado para desarrollar un proyecto de investigación que ayude a mejorar la protección de los ciclistas.

La idea es tratar de reducir, y a ser posible, acabar con los accidentes entre vehículos y bicicletas con la implementación de tecnologías de seguridad activa. Pero en este caso han tratado de buscar la manera de mejorar la seguridad de los cascos.

Para ello han realizado «crash tests» o lo que conocemos como pruebas de impacto, utilizando los cascos de bicicleta de POC. Los han lanzado sobre un coche Volvo, desde diferentes ángulos y a distintas velocidades, para poder entender mejor el tipo de lesiones sufridas y cómo prevenirlas.

Malin Ekholm, directora del Centro de Seguridad de Volvo Cars, explica que «este proyecto con POC es un buen ejemplo de nuestro espíritu pionero en materia de seguridad», y añade que «solemos desarrollar nuevos métodos de ensayo para situaciones de tráfico difíciles. Nuestro objetivo no solo es cumplir los requisitos legales o pasar pruebas de calificación. En vez de eso, vamos más allá de las calificaciones y utilizamos situaciones de tráfico reales para desarrollar tecnologías que sigan mejorando la seguridad«.

Por su parte, Oscar Huss, responsable de desarrollo de productos de POC, entiende que «trabajando en estrecha colaboración con importantes científicos en POC Lab nos esforzamos por liderar el camino por lo que respecta a la introducción de nuevas ideas de seguridad. Las normas de certificación son esenciales, pero nunca deberían limitar nuestra voluntad de mirar más allá de sus parámetros para hallar formas mejores y más innovadoras de reducir las consecuencias de los accidentes».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This