Carlos López es un triatleta mallorquín que se llevó un tremendo disgusto al llegar a su casa, después de viajar con Vueling.

En primera instancia no se percató de que su Orbea Ordu, valorada en unos 6.000 euros, tenía una importante fisura en su cuadro de carbono.

No fue hasta el día siguiente de su viaje, cuando decidió limpiarla a fondo, que se dio cuenta de que el cuadro, valorado en 3.000 euros, estaba dañado.


López sospecha que debieron de lanzar la bici con fuerza, teniendo en cuenta que estaba protegida por una estructura metálica semirrígida valorada en 700 euros, no en cualquier bolsa.

Tras varios meses comunicándose con Vueling para tratar de ser indemnizado para poder sustituir el cuadro roto, finalmente ha conseguido que le devuelvan parte del dinero.

El problema es que tan solo le han pagado 50 euros de los 2.650 euros que había reclamado. Una cifra insultante para López que sigue sin bicicleta para poder competir, y con un triatlón programado para el próximo 5 de octubre en Bilbao.

El mallorquín, por supuesto, se volvió a quejar por lo que Vueling aumentó su oferta, ofreciendo hasta 1.300 euros. Pero López no se ha querido conformar, insistiendo en cobrar lo que había reclamado originalmente.

Pero Vueling parece no querer saber nada más acerca del asunto y ha decidido considerar que Carlos López se ha conformado con los 50 euros.

Pero esta no es la primera vez que Vueling tiene problemas con el trato de bicicletas. En mayo de este mismo año, otro triatleta, Jordi García, ya tuvo un enfrentamiento por un cuadro dañado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This