Wavetrans: ¿El sistema de transmisión del futuro?

La irrupción de los cambios electrónicos, con o sin cables, parece haber dado una vuelta de tuerca a los sistemas de transmisión en lo que a bicicletas se refiere. Un soplo de aire fresco para un mecanismo que ha permanecido (aún con sus evoluciones) prácticamente intacto desde hace cincuenta o sesenta años. ¿Pero hasta que punto son tan innovadores estos nuevos grupos? Evidentemente son un paso adelante, pero al fin y al cabo no dejan de ser otro progreso dentro de un concepto ya muy explotado en la actualidad.

Ahora podemos cambiar de piñón o plato mediante un impulso electrónico o tensionando un cable metálico, pero en el fondo el mecanismo es el mismo; variamos la posición del cambio o desviador, y estos guían nuestra cadena hasta otra relación de desarrollo. Un movimiento muy perfeccionado y rápido pero que sigue manteniendo sus limitaciones. Durante los cambios siempre hay unas milésimas de segundo en los que la cadena no esta engranada y nuestra fuerza no se transmite en su totalidad, a la vez que no siempre encontraremos nuestro desarrollo ideal para todas aquellas situaciones a las que nos afrontamos sobre la bicicleta.

¿La solución del futuro?