¿Qué es?

Las M330 son las zapatillas de XC específicas para competición que Shimano ofrece como modelo tope de gama.

¿Para qué sirve?

Obviamente, para un uso competitivo en el que prima la máxima rigidez de la suela, aunque también pueden ser interesantes para bikers que, aunque no compitan, busquen su máximo rendimiento en sus salidas o entrenamientos habituales.

¿Cómo va?

Soberbias, así es como describiríamos estas zapatillas de Shimano. Las M330 son ya la tercera generación de zapatillas tope de gama que admiten ser termodeformadas para adaptarlas a la forma de tu pie mediante la tecnología Custom Fit.

Esta posibilidad de deformarlas, con la plantilla, es un aspecto muy a tener en cuenta. Especialmente para el que busque la máxima customización o cuyos pies se adapten bien a pocas zapatillas, pues en este caso es la zapatilla la que se adapta al pie.

La horma, como es habitual en Shimano, es más bien ancha, y el cierre milimétrico funciona a la perfección, con un gran nivel de calidad en los materiales. Los velcros tienen un agarre algo débil en primera instancia, pero en marcha demuestran no ceder ni un milímetro. Están bien ventiladas gracias a una generosa rejilla frontal en el empeine, y a diferencia de la anterior generación, por fin las tope de gama de Shimano tienen más tacos en la suela para poder caminar, aunque esta acción sigue siendo uno de sus puntos débiles todavía.

La suela es extremadamente rígida; tanto, que pensamos que la penaliza un poco en el peso, al usar una fibra con tanto material. El tacto con los pedales es directo y no existe sensación alguna de flexión cuando pedaleamos con todas nuestras fuerzas.

¿Qué falta?

Básicamente, una goma en los tacos algo más adherente, como hacen otros fabricantes con zapatillas en el mismo segmento de precio. Podrían ser más competitivas en cuanto a peso.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.