Chris Froome ha dado un nuevo zarpazo a la Vuelta a España, y este es casi mortal de necesidad. El británico ha ganado ni más ni menos que la contrarreloj decisiva y amplía diferencias con sus rivales. De menos a más, Froome ha vuelto a dar una lección de cómo gestionar esfuerzos de ese tipo. “No tenía referencias y pensé que era porque no había buenas noticias que darme. Llegué a ponerme en lo peor”, ha dicho después de la victoria.

‘Lo peor’ fue que Wilco Kelderman le llevaba 23 segundos en el primer paso cronometrado, allá por el kilómetro 13 de carrera. A partir de ahí, el líder de la Vuelta fue cerrando el hueco con él y aumentando distancias con el resto de sus rivales. El neerlandés, que ha tenido un rendimiento sobresaliente, no pudo sin embargo con el empuje del jefe del Sky y de la carrera, que ha cubierto los 39,6 kilómetros –reales, aunque el rutómetro marcaba algo más- en 47 minutos justos.

Contador se pone quinto

Ha sido un buen día para Froome y, también, para Alberto Contador. O según se mire. El podio se le aleja un poco, es cierto, pero el madrileño ha completado una crono de mucho nivel, pegado a Zakarin y Nibali y dejándose tiempo sólo frente a Wilco Kelderman y el líder, Froome. Ahora es quinto en la general, el mejor puesto para él desde que empezó esta Vuelta. El cajón, en cambio, está a más de dos minutos.

“Lo mejor es que esta mañana me levanté y no me dolían las piernas. Eso es señal de que hemos aprovechado el día de descanso y la condición es buena”, ha declarado después en meta. El madrileño ha pasado hoy a Chaves, Miguel Ángel López, Fabio Aru y Michael Woods. Sobre todo para el colombiano de Orica ha sido un mal día: se ha dejado más de tres minutos y con ellos casi las opciones de podio. López, en cambio, ha demostrado tener gas suficiente para pensar en él como candidato al ‘cajón’.

Kelderman acecha a Nibali

Una lucha, la del podio, que se ha extendido a la segunda plaza. Ahora Nibali ya no es intocable. El ‘Tiburón’ tiene 42”de ventaja sobre Kelderman y 1’09” con Zakarin. Es difícil que los dos lo bajen del podio, pero ya no tiene tan segura su posición por detrás de Froome. El británico se le ha ido a 1’58” en la general. Demasiado tiempo frente a alguien que, además, está más fuerte y tiene un equipazo a su lado.

En cualquier caso, Nibali ha terminado salvando bien los muebles. Tenía previsto no dejarse más de 45 segundos en meta, según su preparador, y le han caído 57. Más o menos en las previsiones. De ellos, más de la mitad ha sido en el tercio inicial de la crono, lo que indica que también ha sabido regular bien las fuerzas para terminar en condiciones. Quedan cuatro días de batalla antes de Madrid.

Con todo esto, mañana se llega a Los Machucos, la temida subida inédita de Cantabria. Se subirá justo después de pasar el Puerto de Alisas, una ascensión que también tiene mucha historia en la Vuelta a España pero sólo servirá para que los que no van a disputar la etapa desconecten de la carrera. Los Machucos, con rampas de hasta el 28%, han sido definidos como “un muro” por Froome, o “una locura” por Contador esta tarde. Y por si todo esto fuera poco, se espera lluvia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This